Túnez: Sólo el sector de la cerveza progresa

 

Es un hecho sin paliativos que la economía tunecina no levanta cabeza desde hace ahora algo más de un año, coincidiendo con el inicio de la Revolución Jazmín, que expulsó al otrora jefe de Estado Zine El Abidine Ben Ali y aupó a los islamistas de Ennahda (Renacimiento) al poder. No obstante, hay un sector económico que ha batido todos los récords, y que no es otro que el de la cerveza. Según cifras oficiales, las ventas de cerveza han registrado en 2011 un aumento del 11%, habiendose incrementándose la producción en un 10%, alcanzando el millón y medio de hectrolitros.

Tales prestaciones no dejan sorprender, sobre todo cuando es patente que era el sector turístico tunecino, que actualmente atraviesa una acusada crisis, el que consumía buena parte de la producción de cerveza del país. La explicación al auge del sector cervecero durante los últimos meses la encontramos, según ha indicado a Correo Diplomático un profesional tunecino del sector, en el tráfico de este particular producto hacia Libia donde bajo el régimen de Muamar Gadafi el alcohol había estado prohibido durante casi cuarenta años.

 

Los libios, grandes consumidores de cerveza tunecina

Según confirman varias fuentes sobre el terreno, durante el levantamiento de los rebeldes contra el coronel libio vieron la luz algunas redes de transporte especializadas en el transporte de cerveza desde Túnez hacia la vecina Libia.  “Los libios aprecian sobremanera las bondades de la cerveza tunecina, que consumían en grandes cantidades durante sus vacaciones en Túnez“, asegura el gerente de un establecimiento hotelero perteneciente a una cadena francesa situado en la localidad costera de Gabes.

Sólo resta saber si las nuevas autoridades del Consejo Nacional de Transición Libio despenalizarán el consumo de alcohol y si la cerveza tunecina podrá llegar algún día de forma legal hasta el otrora país de Gadafi.