Madrid y Rabat sellan pacto secreto de ayuda mutua

 

Según han asegurado a Correo Diplomátifo fuentes oficiales españolas, Marruecos y España habrían llegado a un “acuerdo secreto”, que no ha trascendido oficialmente a los medios de comunicación, durante la reciente visita a Madrid del ministro de Asuntos Exteriores y de la Cooperación marroquí, el islamista Saad Eddine El Othmani. El pacto tácito entre ambos estados se refiere a una suerte de ayuda mutua que los dos países se prestarían dentro de sus respectivas esferas de influencia. De este modo, Marruecos colaborará con España en África, tanto a nivel político como económico, mientras que Madrid hará lo propio en América Latina, acompañando a la expansión de los intereses de Rabat en un continente en el que apenas sí tiene presencia.

Por su parte, el reino jerifiano goza de una posición privilegiada en el continente negro, donde mantiene relaciones de amistad y de negocios con varias decenas de países. “Si bien Marruecos no forma parte de la Unión Africana desde hace lustros, porque esta institución reconoce a la República Árabe Saharaui, a nadie escapa que Rabat es un actor de primer orden en la escena africana, donde durante los últimos años hemos multiplicado su acción diplomática y nuestras empresas han encontrado un terreno adecuado para su expansión“, apunta una fuente del ministerio de Exteriores del Reino de Marruecos.

 

Buena voluntad del PP

España podrá contar con la red de relaciones, contactos y colaboración de Marruecos en un contexto que le es relativamente extraño y en el que está muy poco presente con respecto a otros actores europeos como Francia, Gran Bretaña o incluso Portugal. En contrapartida, el Gobierno que dirige Mariano Rajoy se valdrá de las ancestrales relaciones entre España y América Latina para introducir a Marruecos en una parte del planeta donde históricamente ha tenido problemas para penetrar y asentarse.

Como gesto de buena voluntad, si bien el Partido Popular (PP) ha votado en el Parlamento Europeo – como no podría ser de otro modo, encontrándose actualmente al frente del ejecutivo español – contra el acuerdo agrícola con Marruecos, es notorio que se ha abstenido de hacer campaña contra el nuevo texto legal en la máxima institución legislativa comunitaria. “A la luz de las tradicionales posiciones del PP al encuentro de Marruecos, su oposición pasiva al acuerdo agrícola pone de manifiesto el deseo de los conservadores españoles de mantener las mejores relaciones posibles con sus vecinos del sur“, asegura una fuente diplomática española destinada en Rabat.