Una mayoría de letones se opone a que el ruso sea oficial

Paco Soto – Varsovia

 

 

En total, 779.054 ciudadanos de Letonia (74,6%), la mayoría de los votantes de esta pequeña república báltica que estuvo bajo dominación soviética durante buena parte del siglo XX, votó en contra de que el ruso sea una lengua oficial en su país, en un referéndum celebrado el 18 de febrero. Según los datos de la comisión electoral de Letonia, los partidarios de que la lengua rusa sea oficial fueron 261.641 personas (25,06%). El nivel de participación a esta consulta fue del 69%. Los rusos de Letonia no podrán, por lo tanto, utilizar su lengua en la administración y la vida pública del país, aunque conformen el 44% de la población letona.

Para alcanzar el objetivo de hacer del ruso la segunda lengua oficial del país se hubiera necesitado el apoyo de dos tercios del censo electoral. Letonia tiene unos dos millones de habitantes y la importante minoría rusófona se considera discriminada desde el punto de vista social, cultural y lingüístico. El resto de la población teme que el reconocimiento de los derechos de los ciudadanos de origen ruso acabe dañando a la identidad nacional letona. Los rusófonos se sienten ciudadanos de segunda categoría, y recuerdan que cuando Letonia se independizó de Moscú, en 1991, los ciudadanos ruso instalados en este país tuvieron que aprender letón para obtener la nacionalidad de la pequeña república báltica. Unos 300.000 ciudadanos no lo consiguieron y a día de hoy carecen de nacionalidad letona.

 

Legislativas

En las elecciones legislativas del pasado mes de septiembre, el partido rusófono Centro Armonía consiguió un tercio de los escaños en el Parlamento. Pero esta formación política fue apartada de la coalición gubernamental por el resto de los partidos, que le reprochan su cercanía al Kremlin. Los rusófonos letones denunciaron esta “humillación”.