Los socialdemócratas ganan las legislativas en Eslovaquia

Paco Soto – Varsovia

 

El Partido Socialdemócrata de Eslovaquia (SMER-SD) de Robert Fico se proclamó vencedor de las elecciones legislativas celebradas el pasado 11 de marzo al obtener el 45% de los sufragios, lo que le garantiza una holgada mayoría en el Parlamento. “El Partido Socialdemócrata ha alcanzado un resultado muy interesante”, declaró Fico, un dirigente de izquierda que empezó su carrera política durante la dictadura comunista en Checoslovaquia, y gobernó el país aliándose con dos partidos de extrema derecha. Fico aseguró que la victoria en las urnas “nos permitirá cumplir nuestras promesas electorales”, como el afianzamiento del Estado del bienestar y el saneamiento de las finanzas públicas sin tocar los bolsillos de la ciudadanía.

Fico quiere revisar las modalidades para la contratación y el despido que contempla la reforma laboral aprobada por el Gobierno perdedor, y prometió que subirá el IRPF hasta el 25% para los ciudadanos que ganen más de 33.000 euros al año. También aseguró que Bratislava será solidaria con las decisiones que tome el conjunto de la UE. Con estos resultados, los socialdemócratas, en principio, podrán gobernar en solitario. El Gobierno de centroderecha saliente perdió la confianza parlamentaria y ciudadana tras su negativa a apoyar los planes de rescate de la zona euro. Su popularidad terminó por derrumbarse después de un escándalo de corrupción y espionaje que salpicó a varios políticos conservadores.

 

Un populista

La victoria de Robert Fico fue ampliamente comentada en países fronterizos de Eslovaquia como Chequia y Polonia. En Chequia, la emisora pública Radio Praga destacó que dicha victoria es “un resultado con el que sueña el Partido Socialdemócrata checo, principal formación de la oposición”, porque de momento gobierna el país un tripartito de centroderecha. “Los eslovacos han elegido a un populista”, resaltó en Polonia el diario de centroizquierda Gazeta Wyborcza. Eslovaquia, donde el paro alcanza el 14% de la población activa, es uno de los países más pobres de la UE.