Cuatro militares polacos juzgados por crímenes de guerra en Afganistán

Paco Soto – Varsovia

Una instantánea de los militares encausados por crímenes de guerra en Afganistán durante el juicio.

 

La Corte Suprema de Polonia decidió juzgar de nuevo a cuatro militares polacos que fueron absueltos el año pasado de haber cometido crímenes de guerra en Afganistán durante una masacre de civiles en 2007. El tribunal confirmó también la absolución de otros tres soldados que habían sido implicados en dicha masacre, según informó el juez Wielaw Blus. La justicia militar polaca decidió reabrir el caso al considerar que la investigación no llegó hasta las últimas consecuencias en los casos de los cuatro militares, que son el subteniente Lukasz Bywalec y otros dos suboficiales, Andrzej Osiecki y el brigada Tomasz Borysiewicz, y el soldado Damian Ligocki. Según los jueces, los militares procesados incurrieron en varias contradicciones durante los interrogatorios.

El 16 de agosto de 2007, los siete militares polacos encausados en una primera etapa de la investigación, que pertenecían a la Fuerza Internacional de Asistencia y Seguridad (ISAF) de la OTAN, dispararon con morteros y armas automáticas contra el pueblo de Nangar Khel (sureste de Afganistán), lo que provocó la muerte de seis personas y varios heridos, entre los cuales habían varios niños. Al regresar a Polonia, los militares fueron detenidos e inculpados, y pasaron varios meses encarcelados. Los militares defendieron su inocencia y aseguraron que lo único que hicieron fue defenderse de los talibanes, y la fiscalía pidió penas de prisión de entre cinco y siete años al considerar que los procesados habían violado la Cuarta Convención de La Haya de 1907 y la Cuarta Convención de Ginebra de 1949 relativas a las leyes de la guerra y la protección de civiles.

 

Tropas polacas

La Corte Suprema polaca dejó claro que el proceso no es un juicio contra las Fuerzas Armadas, y uno de los cuatro procesados, Andrzej Osiecki, declaró a los medios que “nuestros soldados han sido absueltos, y esto es un primer paso hacia nuestra plena rehabilitación”. El contingente polaco en Afganistán está compuesto por 2.500 militares. Desde que se desplegó en el año 2002 en este país, 36 militares han muerto en actos de servicios o atentados. El presidente de Polonia, el liberal Bronislaw Komorowski, anunció que las tropas polacas de la OTAN se retirarán de Afganistán a finales de 2012. Polonia, desde que recobró la democracia, en 1989, ha sido uno de los más fieles aliados europeos de Estados Unidos, pero en los últimos años la sociedad polaca, que vive profundas transformaciones sociales, se ha alejado del modelo estadounidense y es marcadamente europeísta. Según diversas encuestas, la mayoría de los polacos están en contra de la presencia de tropas de su país en Afganistán.