Francia: El suplicio de llamarse Mohamed Merah

Correo Diplomático – Redacción

El manager del boxeador Mohamed Merah, alias "Parigo", teme que la carrera de su púgil peligre por su homonimia con el asesino de Toulouse.

Tras conocerse la identidad del autor de los asesinatos de Montauban y Toulouse han comenzado a circular un buen número de fotografías de personas homónimas que, sin querer, se han visto vinculadas con el dossier del ciudadano francés de origen argelino recientemente abatido por la policía. Varios individuos llamados Mohamed Merah sufren actualmente de una aguda presión mediática, impuesta por la prensa y las redes sociales. Numerosas fotografías del sospechoso circulan en Facebook, pero su rostro varía según la fuente. Tras una simple verificación, no es difícil darse cuenta de que se trata de las fotografías del perfil de internautas homónimos.

Aún así, en ocasiones, estos son objeto de insultos y descalificaciones por el mero hecho de llamarse como el protagonista de los dramáticos hechos acaecidos en el suroeste de Francia. Merah es un apellido relativamente común en Argelia y que portan numerosas familias en Francia. “Es estremecedor escuchar tu  nombre por todas partes, en la televisión, en la radio y en los diarios“, explica un joven francés homónimo en su muro de Facebook. “He llegado a pensar incluso en eliminar cualquier rastro mío en el ciberespacio, ya que no estoy preparado para semejante avalancha de improperios y descalificaciones“, se lamenta, también a través de una red social, un internauta treintañero que también responde al nombre de Mohamed Merah.

 

Mohamed Merah, alias “Parigo”

Una presión semejante es la que sufre el boxeador de Douai, en el norte de Francia, Mohamed Merah, alias “Parigo”. Varios periodistas extranjeros han confundido al púgil con el autor de los asesinatos en una escuela judía de presuntos lazos con Al Qaeda. Una página Web ha llegado incluso a incluir su foto con la leyenda “el asesino boxeador”. Su manager y entrenador en el Douai Boxing Club se muestra inquieto por el futuro de “Parigo”, tal y como éste apunta en L’Observateur du Douiaisis. Y es que el veterano preparador teme que la vinculación del nombre de su púgil con el asesino de Toulouse arruine su incipiente carrera.