Marruecos: Demostración de fuerza del islamismo no legal

Correo Diplomático – Rabat

Instantánea de la marcha que tuvo lugar el 25 de marzo por el centro de Rabat y que congregó a unas 100.000 personas, según los organizadores.

Decenas de miles de personas participaron el domingo – 25 de marzo – en una marcha que transcurrió por el centro de Rabat en solidaridad con los pueblos palestino y sirio bajo los auspicios de Al Adl Wal Ihssane (Justicia y Caridad), la mayor organización islamista de Marruecos, sin reconocimiento legal pero tolerada de facto por las autoridades. La manifestación arrancó pasadas las 10h de la mañana de Bab El Had, una de las puertas de la muralla que rodea el centro urbano de la capital marroquí, para desfilar posteriormente por el bulevard Mohamed V, frente a la sede del Parlamento, y terminar su periplo, casi tres horas después, en Bab Rouah, otro de los accesos al núcleo capitalino, a algo más de un kilómetro del punto de partida. Los organizadores consideraron la marcha “todo un éxito”, estimando que más de 100.000 personas habían participado en la misma. Por su parte, fuentes policiales declararon que en la manifestación “apenas sí han tomado parte unos 10.000 individuos“.

Hasta tres coordinadores de la manifestación, dispuestos a lo largo del recorrido, coincidieron en señalar que el grueso de los participantes, que mayoritariamente llegaron al centro de la capital marroquí en transporte público, provenían de Salé, ciudad aledaña a Rabat considerada el principal bastión de la organización islamista, donde además tiene fijada su residencia el octogenario jeque Abdessalam Yassine, fundador y líder de Justicia y Caridad. Estas mismas fuentes señalaron una importante presencia de adeptos de la organización llegados de localidades próximas a Rabat, como Kenitra, Mohamedia y, sobre todo, Casablanca; aunque también – en menor medida – de otros puntos más alejados de la geografía marroquí, como Tánger, Fez, Marrakech o incluso Agadir.

 

Referente chií… contra Israel

Los manifestantes, divididos entre hombres y mujeres no entremezclados, cuya indumentaria y apariencia física delataban su obediencia islámica, portaban banderas palestinas y sirias, mientras proferían proclamas de apoyo a sus “hermanos musulmanes” y en contra del Estado de Israel, e incluso Occidente. Asimismo, muchos de los participantes en la marcha llevaban imágenes de la mezquita Al-Aqsa, de Jerusalén, e incluso retratos del jeque Ahmed Yassine, el invidente y tetrapléjico fundador del Hamas, muerto en una “operación selectiva” de Israel el 22 de marzo de 2004.

Expertos han puesto de relieve durante los últimos tiempos los referenciales chiítas de la organización. Los lazos entre Irán y Justicia y Caridad de antiguo. No obstante, los vínculos se habrían reforzado recientemente, sobre todo tras la ruptura de los lazos diplomáticos entre Rabat y Teherán. El 6 de marzo de 2009, el Ministerio de Asuntos Exteriores y de la Cooperación del Reino de Marruecos anunció, a través de un comunicado, el cese de las relaciones diplomáticas con la república islámica, invocando “el activismo confirmado de las autoridades iraníes y, sobre todo, de su representación diplomática en Marruecos para extender la doctrina chiíta“. A mediados del pasado mes de febrero, en las columnas del diario Al Ahdat Al Maghribia, el primer ministro, el islamista Abdelillah Benkirane, denunciaba la ayuda financiera y material que Justicia y Caridad recibía del régimen iraní.

Presente en la manifestación, Fatallah Arsalane, portavoz oficial de Justicia y Caridad, explicó a Correo Diplomático que “la marcha era para recordar el ‘Día de la Tierra’ o el aniversario del inicio de las protestas palestinas tras la expropiación israelí de sus legítimas tierras“. Para éste, “es un mensaje al régimen marroquí, que apoya la normalización de relaciones con Israel, siendo notorio que ha contribuido a que miles de judíos marroquíes emigren al Estado sionista para poblarlo y contribuir al expolio de nuestros hermanos palestinos“.

 

Demostración de fuerza

Han salido a la calle con el único objetivo de mostrar a las autoridades, y a todos los marroquíes por descontado, que están ahí, que son numerosos y que hay que contar con ellos“, considera Rachid El Belghiti, una de las cabezas visibles del Movimiento del 20 de Febrero (20-F), el resultante marroquí de la denominada primave árabe. Hasta el pasado mes de diciembre, Justicia y Caridad era parte integrante del 20-F, hasta que la organización islamista decidió su salida unilateral del movimiento contestatario, que vio entonces como el grueso de individuos que componían sus marchas se redujo de forma considerable.

El del domingo era el primer acto convocado por Justicia y Caridad desde su salida del 20-F. “Con esta marcha, Justicia y Caridad lanza un mensaje alto y claro a todos aquellos que cuestionaron su pérdida de influencia y el apoyo de sus bases“, enfatiza El Belghiti. “Siempre hemos estado presentes en todas aquellas causas que interpelan directamente a los marroquíes y ahora, simplemente, nos manifestamos en apoyo a Palestina“, explica Arsalane, tratando de obviar cualquier tipo de mensaje subliminal dirigido a las altas esferas de poder en Marruecos implícito en la manifestación del 25 de marzo.

 

Pugna con el PJD

A lo largo de la semana, Justicia y Caridad y el islamista Partido para la Justicia y el Desarrollo (PJD), la formación vencedora en las elecciones legislativas del pasado 25 de noviembre, no se habían puesto de acuerdo para tomar parte en una única marcha nacional de solidaridad con Siria y Palestina. La manifestación del PJD tendrá lugar el próximo domingo, 1 de abril. Justicia y Caridad ha puesto el listón muy alto y ahora todas las miradas se dirigirán hacia la marcha que en unos días organizará el partido del primer ministro. “El PJD no puede permitirse un fracaso en la manifestación el 1 de abril si quiere acallar eventuales críticas y asentar su supuesto liderazgo dentro del campo islamista marroquí frente a Justicia y Caridad“, sentencia un periodista marroquí colaborador de un diario panárabe.

 

Fotografías exclusivas de la marcha de Justicia y Caridad sobre Rabat del álbum de Correo Diplomático: