Marruecos concentra el 52% de inversiones españolas en África

Correo Diplomático – Redacción / Madrid

El titular marroquí de Industria, Comercio y Nuevas Tecnologías explicando las oportunidades de inversión en Marruecos ante un auditorio de empresarios españoles.

El 52% de las inversiones españolas en África se concentra en Marruecos, según los datos presentados por el ministro de Industria, Comercio y Nuevas Tecnologías del Reino de Marruecos, el islamista Abdelkader Amara, en el que ha sido su primer viaje oficial a España. Desde hace dos años, el vecino del sur ha pasado del puesto 27 al 12 en el ranking de destinos preferentes de inversión para las empresas españolas. Madrid es el segundo socio comercial de Rabat, representando el 17% de su tasa de inversión extranjera. Francia ocupa el primer lugar con un 49%, mientras que los Emiratos Árabes Unidos son terceros, con un 5%. Por orden de importancia, los sectores marroquíes que más inversiones españolas reciben son el de la industria (33%), turismo (24%), inmobiliaria (24%) y la banca (12%).

La buena dinámica económica del reino alauí, con un crecimiento anual medio del PIB del 5% en la última década, la mejora del clima de negocios, la modernización de las infraestructuras y la proximidad geográfica, a apenas 14 kilómetros de distancia, son algunos de los motivos del aumento de la presencia de los intereses españoles en el reino jerifiano. Estos son sólo algunas de las variables invocadas por el ministro Amara durante el encuentro ‘Marruecos, oportunidades de inversión para las empresas españolas’ celebrado en Madrid y organizado por la Asociación Marroquí para el Desarrollo de Inversiones (AMDI), la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) y la Confédération Générale des Entreprises du Maroc (CGEM). El evento, al que asistieron unos 200 empresarios, pretendió sentar las bases para reforzar la colaboración hispano marroquí en materia de inversión.

 

Operación seducción

Las autoridades marroquíes esperan que algunas de las más recientes iniciativas implementadas en el sector industrial contribuyan para incrementar el número de inversores españoles en su territorio. Entre otros, se espera que la inauguración, el pasado mes de febrero, de la fábrica más grande de Renault fuera de territorio francés, en Meloussa, un área industrial sita en la región de Tánger, implique un aumento de inversiones de empresas del sector automovilístico. El Ejecutivo también espera que la industria aeronáutica experimente un importante crecimiento, después de que el grupo canadiense Bombardier se haya asentado en Marruecos. Bombardier, que firmó un acuerdo con las autoridades de Rabat en 2011 para empezar a producir a partir de 2013, hará del país magrebí una plataforma de suministro al mercado europeo.

Además, para favorecer la entrada de inversores, Marruecos puso en marcha el Pacto Nacional para la Desarrollo Industrial, el ‘Pacte d’Emergence’, que prevé el desarrollo de infraestructuras y de hasta 24 parques industriales integrados dedicados a los sectores de la automoción, la aeronáutica, la electrónica, la industria textil y la agroindustria. Por otra parte, tal y como recordó Abdelkader Amara, las empresas que se instalen en Marruecos se beneficiarán de incentivos fiscales, como la exoneración del pago del Impuesto de Sociedades durante los cinco primeros años y un impuesto reducido del 8,75% para los 20 siguientes.