Los eslovenos rechazan dar más derechos a matrimonios homosexuales

Paco Soto – Varsovia

 

Los eslovenos rechazaron un nuevo código de la familia que dé más derechos a los matrimonios homosexuales en un referéndum que se celebró el pasado 25 de marzo en este pequeño país que formó parte del Estado federal yugoslavo en tiempos del comunismo. La nueva legislación sometida a referéndum proponía que las parejas de gays y lesbianas tengan más derechos en materia de adopción de niños, fiscalidad y herencia. Aunque los sondeos daban la victoria a los partidarios de la reforma, el 56,45% de los ciudadanos de este Estado de dos millones de habitantes que forma parte de la zona euro se opusieron a cambiar el código de la familia y el 43,55% votaron a favor. La participación en la consulta fue muy baja: 30% del censo electoral.

La nueva ley sobre la familia fue adoptada por el Parlamento en junio de 2011 durante un gobierno de centroizquierda, pero no pudo ser aplicada. Fue la Iglesia católica, que cuenta con el apoyo de grupos civiles conservadores muy activos, la que impulsó una campaña de recogida de firmas –las 40.000 necesarias- para la organización de la consulta popular. Los conservadores eslovenos consideran intolerable que, como plantea el código de la familia derrotado en referéndum, la ley otorgue el “mismo estatuto legal” a los matrimonios heterosexuales y homosexuales, como ocurre, por ejemplo, en España. “Hay que rechazar esta ley sobre la familia, porque no respeta los derechos de los niños”, manifestó el líder conservador Ales Primc en una entrevista con la agencia de prensa eslovena STA. El arzobispo de Ljubljana –la capital de Eslovenia-, Anton Stres, denunció el intento de poner en pie de igualdad las parejas heterosexuales y homosexuales. “Este referéndum es un caso típico de batalla cultural” entre dos concepciones sobre la familia existentes en la sociedad, destacó el profesor de Psicología Social y Política de la Universidad de Ljubljana.

Para los defensores de la reforma, mayoritarios en el campo de la izquierda, los ecologistas y el partido liberal Liga Ciudadana de Gregor Virant, que participa en el actual Ejecutivo de coalición de centroderecha compuesta de cinco formaciones, el código de la familia sometido a consulta quiere evitar “todo tipo de discriminaciones”. Miha Lobnik, del Movimiento Civil a favor del cambio legal, recordó que la ONU recomienda la lucha contra todo tipo de discriminaciones. La antigua legislación fue adoptada en 1976.

 

Plan de austeridad

Lo que sí ha sido aprobado en Eslovenia es un plan de austeridad que pretende reducir en un año el déficit de las finanzas públicas. El Gobierno de centroderecha se ha fijado el objetivo de ahorrar 800 millones de euros sobre los presupuestos del Estado en 2012. Para alcanzar este reto, el Gobierno reducirá los salarios de los funcionarios un 15%, suprimirá la paga extra de vacaciones y recortará el permiso e maternidad y los subsidios en materia de desempleo y sanitaria . Además, los eslovenos tendrán que trabajar más horas al año. El Gobierno quiere rebajar el déficit público del 6% actual a 3% a finales de este año. Eslovenia, que es el país más desarrollado y próspero de la antigua Europa comunista, entró en recesión en 2011 y la previsión de crecimiento del PIB en 2012 es de 1%.