Los Hermanos Musulmanes declaran la guerra a Nicolas Sarkozy

Correo Diplomático – Redacción

 

A pesar de los buenos oficios desarrollados por el  jeque Hamad Bin Khalifa Al Thani, emir de Catar, las relaciones entre el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y los Hermanos Musulmanes no cesan de degradarse durante los últimos días. Hasta hace poco, la hermandad islámica había mantenido unos sólidos contactos con el jefe de Estado galo, sobre todo a través de la intermediación, precisamente, del jeque catarí. El punto de inflexión fue el asunto de Mohamed Merah, que ha supuesto el fin de la luna de miel. Justo después de la muerte del terrorista francés de origen argelino, el predicador Youssef Quardaoui vio impedido su acceso a Francia para asistir al congreso de la Unión de Organizaciones Islámicas de Francia (UOIF).

Este hecho ha sido considerado como una “grave afrenta” por los Hermanos Musulmanes, que no tardaron en reaccionar. Durante la segunda jornada del congreso anual de la UOIF, al que acudieron unas diez mil personas en la localidad de Bourget, fue el predicador estrella de la hermandad, Tarik Ramadan, quien se encargó de atacar frontalmente al presidente francés. El ataque fue tan violento que analistas y observadores no han dudado en señalar la diatriba de Ramadan, que a su vez es nieto de Hassan Al Bana, histórico fundador de la hermandad, como una “declaración de guerra en toda regla” de los Hermanos Musulmanes a Nicolas Sarkozy.

 

“Castigo” a Sarkozy

Varios hombres de negocios franceses que han acudido últimamente a Doha han coincidido en señalar a Correo Diplomático que “los catarís están muy descontentos de los discursos anti-islamistas de Claude Guéant y Alain Juppé”, respectivamente ministros de Interior y de Asuntos Exteriores y Europeos del Gobierno francés. Según apuntan varias fuentes, “existen presiones sobre le jeque Hamad para que Nicolas Sarkozy sea castigado (sic)”. Tras profunda reflexión, el emir de Catar habría optado por una solución intermedia, que satisfaga a unos y que no moleste mucho a otros.

Para ello, el jeque habría encomendado al nuevo director del Centro de Investigación sobre Legislación y Ética Islámicas de Doha, que no es otro que Tarik Ramadan, arremeter contra el presidente galo. El escenario apropiado, el reciente congreso de la UOIF. “Una reacción comedida pero a la altura de la afrente, desde el mismo territorio francés y viniendo además de Tarik Ramadan, un ciudadano del Hexágono e intelectual de altura que, a su vez, mantiene unos más que simbólicos lazos con los Hermanos Musulmanes“, destaca uno de los organizadores del cónclave. Una solución que satisface a los Hermanos Musulmanes y que, en paralelo, no importuna en demasía a Nicolas Sarkozy.