La primavera árabe llega a los Emiratos

Correo Diplomático – Redacción

Tras las protestas en Bahrein durante el último Gran Premio de Formula 1 (en la fotografía), la ola de contestación podría llegar a los Emiratos Árabes Unidos.

En aparente calma durante los últimos meses, la contestación reapareció en el Golfo Pérsico durante el último Gran Premio de Fórmula 1 celebrado en Bahrein. Las protestas podrían propagarse en los Emiratos Árabes Unidos (EAU), el “emirato bendito”, que se creía al margen de cualquier impacto de la denominada “primavera árabe”. Aquí, contrariamente a lo ocurrido en Bahrein, las críticas más exacerbadas no han emanado del pueblo, sino de la propia clase dirigente.

Ha sido en el emirato de Ras El Khaimah, el cuarto más importante de los EAU, donde las protestas se iniciaron tímidamente cuando seis miembros de la asociación Reforma Islámica fueron desposeídos de su nacionalidad y condenados a prisión sin mediar proceso judicial alguno. A ojos de las autoridades, los miembros de Reforma Islámica eran sospechosos de haber establecido estrechos vínculos con los Hermanos Musulmanes egipcios después del derrocamiento de Hosni Moubarak, considerado un aliado de primer orden del poder emiratí.

 

Sistemas políticos frágiles

Hace apenas unos días el jeque Soltane Al Kacimi, primo del gobernador de Ras Al Khaimah y presidente de Reforma Islámica, fue detenido por varios guardias armados que se presentaron en su residencia. “Una deriva extremadamente grave que podría empujar a otros príncipes emiratíes a ponerse del lado del jeque Soltane“, señala a Correo Diplomático una anónima fuente diplomática de un vecino Estado árabe.

En 2011, un nota confidencial de la CIA ponía de relieve la “fragilidad” de los sistemas políticos de los países del Golfo Pérsico. El documento incidía en la imposibilidad de conciliar “un sistema político medieval con una realidad económica muy moderna”.  Según un diplomático estadounidense en puesto en Doha, “los modelos sociopolíticos de los países del Golfo han alcanzado sus límites y la legitimidad de estos poderes se ha erosionado considerablemente durante los últimos acontecimientos políticos en la región“, en alusión a las “primaveras árabes”.