Azawad independiente: tuaregs, yihadistas y un futuro incierto para Malí

David Alvarado, director de Correo Diplomático, investigador asociado de CIDOB

Un grupo de combatientes del Movimiento Nacional para la Liberación de la Azawad posa con la bandera amazigh (beréber) tras vencer al ejército malí.

Notes internacionals CIDOB, núm. 54

El 21 de marzo de 2012, a apenas un mes de las elecciones, un golpe de Estado militar derrocó al régimen malí, abriéndose un periodo de incertidumbre política. El principal detonante de la intentona golpista fue el conflicto armado que desde enero enfrentaba al ejército malí contra el tuareg Movimiento Nacional para la Liberación de la Azawad (MNLA), quien finalmente el 6 de abril era proclamada la independencia de la Azawad.

Nueve meses antes, en julio de 2011, se habían unido las diferentes tendencias de la familia tuareg del norte de Malí en una renovada organización político-militar, dando lugar al MNLA. Junto a unos 2.500 rebeldes armados, combaten 200 yihadistas, denunciando algunos una supuesta alianza entre Al Qaeda en el Magreb Islámico y el MNLA. No obstante, la alianza se antoja de circunstancias, ya que existen importantes divergencias entre extremistas islámicos y tuareg.

El objetivo de los primeros es la aplicación de la ley islámica en los estados de la región. Los segundos representan un movimiento que se aferra a una identidad nacional, no religiosa, fuertemente impregnada de los valores de democracia y secularización, en consonancia con una sociedad matriarcal que practica un Islam moderado.

La actual situación en el norte de Malí supone un riesgo para los estados vecinos. En medio de una crisis humanitaria sin precedentes, con unos 200.000 desplazados hasta la fecha, la gran familia tuareg se mantiene a la expectativa de la evolución de la Azawad, sobre todo en el norte de Níger, en la región de Aïr. Sin apenas apoyos y con la comunidad internacional en contra de la Azawad autoproclamada, existen todos los ingredientes para el advenimiento de un Estado fallido, que podría hipotecar el futuro y la seguridad de toda la región.

(…)

Acceda a la versión integral del artículo en el siguiente enlace:

NOTES 54_ AZAWAD INDEPENDIENTE _ DAVID ALVARADO