Las medidas de austeridad hacen más daño que la crisis. Por Laurent Couderc*

Laurent Couderc, periodista y redactor jefe de la revista rumana de información general en lengua francesa Regard (Mirada).

Las medidas de austeridad que aplican los gobernantes rumanos hacen más daño a la población que la crisis. Bucarest ha reducido un 25% los salarios de los funcionarios. Las consecuencias sociales son muy duras, y por eso hubo tantas protestas a principios de este año. La explosión de la burbuja inmobiliaria en 2008-2009 es otra de las causas de la crisis, ha afectado a mucha gente, sobre todo a una clase media que se está formando. Hay que destacar que la economía sumergida en Rumanía es del 40%. Esta situación es una válvula de escape para millones de rumanos que sobreviven como pueden.

Así las cosas, cuando estalló la crisis en España e Italia, que son los dos países europeos donde más rumanos viven y trabajan, se pensó que habría un regreso masivo de inmigrantes. Pero no ha sido así. La mayoría de los inmigrantes rumanos en España e Italia no volverán a su país. Aunque España esté en crisis, allí pueden cobrar el paro y tienen más facilidades para vivir dignamente que en su país de origen.

Cabe preguntarse qué futuro le espera a Rumanía a medio plazo. Pienso que Rumanía ha aplicado a rajatabla las recomendaciones de los mercados; las variantes macroeconómicas son buenas y la deuda y el déficit están controlados. Lo que tiene que hacer Rumanía es repartir mucho mejor la riqueza, luchar contra la burocracia y la mentalidad neocomunista que frenan el desarrollo del país y ayudar a la juventud para que no emigre masivamente.

 

* Laurent Couderc es periodista y redactor jefe de la revista rumana de información general en lengua francesa Regard (Mirada).

 

Comentarios cerrados.