Sudáfrica: Polémica sobre el retrato del pene de Jacob Zuma

Correo Diplomático – Redacción

El retrato ha desatado las iras del partido en el poder tachando la obra de "difamatoria" al encuentro de su líder

La polémica arrecia en Sudáfrica con motivo de la reciente exposición de un retrato del presidente, Jacob Zuma, en el que  éste aparece adoptando una postura típica del ex líder de la Unión Soviética Lenin y en el que, además, se puede ver su pene. Bajo el título de The Spear, la obra es la pieza central de la exposición del artista plástico sudafricano Brett Murray que tendrá lugar hasta el próximo 16 de junio en la Goodman Gallery de Johanesburgo. La exposición de Murray, que se compone de unos 60 trabajos, gira alrededor del “partido en el poder”, el Congreso Nacional Africano (ACN, en sus siglas en inglés), invocando el artista los numerosos asuntos de corrupción en los que esta formación se ha visto implicada durante los últimos años. El polémico retrato del presidente alude, precisamente, a la gran controversia suscitada cuando éste fue acusado de violación en 2005, cuando Jacob Zuma aún no se encontraba al frente del país.

The Spear ha desatado las iras del ANC. Varios de los dirigentes del partido sudafricano han saltado a la palestra para denunciar la obra de Murray, que consideran “difamatoria” al encuentro de su líder.  Según el portavoz del ANC, Mac Maharaj, “ningún ser humano merece ser denigrado de una forma tan chocante”. Por este motivo, el pasado 18 de mayo el ANC ha puesto una denuncia ante los tribunales para retirar el cuadro de la galería. Por su parte, Murray ha declarado que “no quería ofender a nadie y, simplemente, he deseado dejar al arte expresarse”. En espera de la resolución judicial, la obra ha sido objeto de un acto vandálico y la zona del retrato que representa el sexo del presidente ha sido recubierta con pintura negra y roja. No obstante, y más allá de toda polémica, The Spear ya ha encontrado comprador en la figura de un coleccionista alemán, que ha pagado algo más de 13.000 euros por el polémico trabajo.