Una sesión del Parlamento ucraniano acaba a puñetazos

Paco Soto – Varsovia

Los enfrentamientos tuvieron lugar entre los diputados leales al presidente Yanukovich, que lidera el poderoso y pro-ruso Partido de las Regiones, y las formaciones de la oposición, que defienden una postura de acercamiento a la UE.

La democracia en Ucrania avanza a paso de tortuga y las diferencias políticas e ideológicas entre partidos, a veces, no se solucionan mediante el debate sino a través del insulto e incluso la violencia física. Hace unos días, un debate sobre la declaración del ruso como lengua oficial en algunas zonas de Ucrania, sobre todo en el este, donde la población es mayoritariamente rusófona, acabó con una tremenda pelea entre los diputados de la Rada, el Parlamento ucraniano. Un diputado tuvo que ser atendido en un hospital al sufrir una importante hemorragia en la cabeza, según informaron diversas agencias de noticias.

Los enfrentamientos, como ya ha ocurrido en otras ocasiones, tuvieron lugar entre los diputados leales al presidente, Viktor Yanukovich, que lidera el poderoso y pro-ruso Partido de las Regiones, y las formaciones de la oposición, que defienden una postura de acercamiento a la Unión Europea (UE) y alejamiento de Moscú. La oposición rechazó sin contemplaciones el uso del ruso como idioma oficial, porque consideró que esta medida amenazaría la independencia de Ucrania. Los partidos opositores no aceptaron los argumentos a favor de la oficialidad del ruso, aunque sea la lengua hablada por la mayoría de la población en muchas zonas del este del país.

 

Granero de votos

La ley pretende que el idioma ruso en las regiones donde su uso es mayoritario se convierta en idioma oficial en escuelas, hospitales y administración pública. Es en las zonas rusificadas de Ucrania donde el Partido de las Regiones consigue el mayor número de votos. La oposición acusa al presidente Yanukovich de utilizar la lengua para dividir a la población ucraniana. No es la primera vez que el Parlamento intenta aprobar una ley similar, que siempre se ha enfrentado al rechazo de la oposición. Ucrania, que dentro de muy poco tiempo organizará, junto con Polonia, la Eurocopa de Fútbol 2012, se encuentra en una crisis política de grandes dimensiones y sufre presiones de la UE desde que fue encarcelada el verano pasado por un delito de abuso de poder la ex primera ministra y líder de la oposición, Yulia Timoshenko.