Capital español para la segunda zona franca marroquí

Correo Diplomático – Rabat

Atlantic Free Zone abrió sus puertas en octubre de 2011, con la inauguración de las instalaciones de la multinacional japonesa Fujikura (en la imagen).

Casablanca acogerá del próximo 18 al 20 de junio el Foro de Inversiones y Cooperación Empresarial España-Marruecos, organizado por el ICEX y patrocinado por Edonia World, promotora de Atlantic Free Zone, y que contará con la presencia de los Príncipes de Asturias. En el Foro se llevarán a cabo encuentros entre empresas españolas y potenciales socios marroquíes sobre proyectos de inversión y cooperación empresarial previamente seleccionados. Atlantic Free Zone es, precisamente, el más reciente ejemplo de la cooperación entre empresas españolas y marroquíes en un proyecto común. Y no sólo a través de la promoción del parque, conducida por la española Edonia World y la sociedad marroquí Medz, sino también mediante los arquitectos, ingenieros y constructores de ambos países que participan en el proyecto.

Atlantic Free Zone, la segunda Zona Franca de Marruecos, abrió sus puertas en octubre de 2011, con la inauguración de las instalaciones de la multinacional japonesa Fujikura, cuya central para Europa y Norte de África se encuentra en Zaragoza. Entre las empresas que se instalan en el Parque Industrial se encuentran la francesa Saint-Gobain, la austriaca Hirschmann Automotive Group y la tunecina Coficab, así como otras multinacionales principalmente del sector de componentes del automóvil. La inversión total estimada en Atlantic Free Zone es superior a los 1.000 millones de euros y se prevé que el número de empleos directos que se crearán ronde los 10.000.

 

El proyecto Atlantic Free Zone

El parque está situado en Kenitra, estratégicamente situado y comunicado por autopista y ferrocarril con Tánger (a 180 Km.), Rabat (40 Km.) y Casablanca (130 Km.). Su ubicación ha sido perfectamente seleccionada, ya que se sitúa en el punto de encuentro entre los ejes que unen las principales zonas industriales y de población del país. Atlantic Free Zone cuenta con 344 hectáreas y está dividido en dos zonas independientes: la “Zona Franca”, que ocupa aproximadamente dos tercios del proyecto, y la “Zona Abierta”, que ocupa el tercio restante.

La primera está destinada a empresas de todos los sectores en las que al menos el 85% de la producción se dedique a la exportación (a mercados exteriores al marroquí). Las empresas instaladas en esta zona tienen unos beneficios fiscales y aduaneros muy atractivos como son, entre otros, la exoneración del Impuesto de Sociedades durante 5 años y un tipo reducido del 8,75% los siguientes 20 años. La “Zona Abierta” está destinada a empresas sin requisitos mínimos de exportación. Una “ventanilla única” centraliza y facilita el contacto de las empresas instaladas en AFZ con la administración. Dentro de cada una de las Zonas se ubican parcelas industriales, logísticas y terciarias (oficinas), destinando el centro geográfico del proyecto para un hotel y un centro de exposiciones, así como un centro de formación y diversos equipamientos, incluida una estación de ferrocarril para el acceso de los empleados y clientes.

 

Participación española

Al margen de la promotora Edonia World, la participación española en el proyecto incluye a COOT Arquitectos. Junto al despacho de arquitectura M. H. el Ajmi, COOT ha diseñado el proyecto de urbanización de todo el parque y se encarga de realizar los proyectos a medida de las naves industriales. La ingeniería la lleva a cabo la empresa española Grupotec. Por otro lado, CTP Maroc (Filial del grupo Edonia), es la empresa constructora encargada de la urbanización del proyecto y de la construcción de las instalaciones industriales que se ejecutan mediante la fórmula “llave en mano”.

La participación española en el proyecto está presente también en el Centro de Formación para la Industria Automóvil. Este centro de formación profesional está gestionado por el consorcio español formado por Grupo Mondragón, Atlantic Free Zone y la Cámara de Comercio de Aragón, y supone una inversión de 6,7 millones de euros.