Empresa española adjudicataria en el “AVE” marroquí

Correo Diplomático – Rabat

Los contratos han sido adjudicados por la Office National des Chemins de Fer a través de una licitación internacional.

La firma Assignia Infraestructuras es la primera empresa española que entra a participar en en la construcción de la red ferroviaria de alta velocidad que unirá las ciudades de Tánger y Kenitra, localidad ubicada 35 kilómetros al norte de Rabat. Assignia Infraestructuras se ha adjudicado la construcción de dos tramos consecutivos de esta línea en el Reino de Marruecos por un importe global de 87,5 millones de euros. La compañía española construirá, durante dos años, un total de 63,6 kilómetros de plataforma ferroviaria de alta velocidad. Además, se encargará de los estudios topográficos y técnicos, y de otras labores como el movimiento de tierras y drenajes necesarios para llevar a buen puerto los trabajos de la línea férrea.

Los contratos han sido adjudicados por la Office National des Chemins de Fer (ONCF), que había lanzado una licitación pública internacional. Assignia ha logrado la adjudicación de los tramos 4 y 5. El primero tiene 33,5 kilómetros de longitud y un presupuesto de 46,5 millones de euros. Y el segundo, de 30,15 kilómetros, se ha presupuestado en 41 millones de euros. Este último trazado incluye la ejecución de un viaducto sobre el Canal de Nador, a proximidad de la localidad de Larache, en el norte marroquí. El total de la línea, de 200 kilómetros de longitud, cuenta con una inversión de 1.800 millones de euros y está previsto se ponga en servicio en diciembre de 2015. Marruecos se convertiría en el el primer país árabe y el segundo africano – después de Sudáfrica – en dotarse de un tren de alta velocidad.

 

Trenes franceses

En diciembre de 2010, el grupo francés Alston anunció la firma de un contrato de casi 400 millones de euros para la venta de  14 trenes de alta velocidad a dos niveles al Reino de Marruecos para circular entre Tánger y Casablanca. Su puesta en servicio comercial de estos trenes está prevista para diciembre de 2015. El trazado ferroviario de alta velocidad entre la ciudad del Estrecho y la capital económica marroquí permitirá reducir el tiempo de trayecto, que actualmente es de casi 5h, a 2h10. Los 14 trenes, que serán concebidos y fabricados en las fábricas de Alstom Transport en el Hexágono, alcanzarán puntas de velocidad de hasta 320 Km/h en el tramo de 200 Km entre Tánger y Kenitra. A partir de ahí, hasta Casablanca, los trenes circularán la vía “clásica”, donde circularán a velocidades de entre 160 y 220 Km/h.

 

1,8 mil millones de euros de inversión

El monto total del primer tren de alta velocidad árabe se ha evaluado en 1,8 mil millones de euros. La mitad será financiado por Francia, que acordó en su momento a Marruecos un préstamo de 920 millones de euros con unas condiciones bastante ventajosas. El resto del coste será cubierto por Marruecos al lado de algunos países amigos, como Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos o incluso Kuwait.  “Una inversión muy razonable”, llegó a precisar en su momento el ex ministro de Equpamiento y Transportes, y actual presidente de la Cámara de Representantes marroquí, Karim Ghellab, a modo de respuesta a aquellos que han juzgado el proyecto de alta velocidad férrea para Marruecos de “inútil y costoso”.