Suspendido sine die el proceso contra Ratko Mladic

Paco Soto – Varsovia

Mladic está acusado de ser el principal responsable de la matanza de Srebrenica, una localidad bosnia donde en julio de 1995 fueron asesinados 8.000 varones musulmanes.

El Tribunal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY), que persigue desde La Haya (Holanda) a los autores de crímenes de guerra y contra la humanidad durante el conflicto armado que acabó con el Estado federal yugoslavo, decidió suspender indefinidamente el juicio contra el ex general serbobosnio Ratko Mladic. “La Cámara ha suspendido hasta nueva orden el inicio de la presentación de pruebas de la acusación contra Ratko Mladic. La Cámara publicará su decisión completa y sus argumentos cuando lo estime necesario”, indicó el TPIY en un comunicado. Este antiguo militar ultranacionalista, que dirigió a las fuerzas serbias de Bosnia durante el conflicto armado que tuvo lugar entre 1992 y 1995, compareció el pasado mes de mayo ante el TPIY bajo la acusación de genocidio y crímenes de guerra.

Mladic está acusado de ser el principal responsable de la matanza de Srebrenica, una localidad bosnia donde en julio de 1995 fueron asesinados 8.000 varones musulmanes. La justicia internacional también le acusa de la muerte de 100.000 personas y del éxodo de 2,2 millones de bosnios durante la guerra de Bosnia. El segundo día del juicio, el tribunal anunció que suspendía temporalmente el proceso hasta el 25 de junio, a petición de la defensa, que denunció irregularidades en la presentación de pruebas por parte de la Fiscalía. Los jueces explicaron entonces que el juicio se reanudaría para analizar las pruebas que inculpan a Mladic. Algunos analistas políticos valoran negativamente la suspensión indefinida del juicio, porque consideran que la medida es un balón de oxígeno para Mladic y daña a los intereses de los familiares de las víctimas del ex general.

 

Se declara inocente

Ratko Mladic, que tiene 70 años y se encuentra muy enfermo, obedecía órdenes del presidente serbio Slobodan Milosevic, y se declara inocente. En Serbia cuenta con el apoyo de sectores nacionalistas muy radicalizados, que sostienen que Mladic es una víctima de las potencias occidentales que durante la guerra de Yugoslavia quisieron someter a los serbios. El nuevo presidente de Serbia, Tomislav Nikolic, procede del nacionalismo radical y populista, y hace poco desencadenó duras críticas por parte de la Unión Europea (UE) y Estados Unidos al afirmar que la matanza de Srebrenica no fue un genocidio.