Serbia estrena Gobierno de socialistas y ultranacionalistas

Piotr Kowalski – Servicio especial – Belgrado

Ivica Dacic, líder del Partido Socialista Serbio, fue propuesto por el jefe del Estado, el ultranacionalista Tomislav Nikolic, para liderar el nuevo Gobierno.

Serbia ya tiene nuevo Gobierno. Ivica Dacic, líder del Partido Socialista Serbio (SPS) del difunto presidente Slobodan Milosevic, fue propuesto por el jefe del Estado, el ultranacionalista Tomislav Nikolic, para liderar un nuevo gabinete. Dacic gobernará con los nacionalistas radicales y populistas del Partido Progresista Serbio (SNS) y no con los reformistas y europeístas del Partido Democrático (DS) del ex presidente del país balcánico, Boris Tadic, porque no alcanzó un acuerdo con esta fuerza, que cuenta con las simpatías de la Unión Europea (UE) y Estados Unidos. Esta coalición de gobierno entre socialistas y nacionalistas ultras recuerda el acuerdo que puso en marcha en 1999 el propio Milosevic con Nikolic para hacer frente a los bombardeos que desencadenó la OTAN para detener la represión de las fuerzas militares serbias contra Kosovo. Nikolic, que ganó las presidenciales el pasado 20 de mayo, manifestó que “la coalición reagrupada en torno al Partido Socialista de Ivica Dacic me ha convencido, porque tiene una mayoría suficiente” en el Parlamento.

A esta coalición también se ha adherido el Partido de las Regiones Unidas de Serbia (URS), y el presidente Nikolic anunció que “otros partidos podrían unirse en el futuro”. Nikolic procede de los círculos nacionalistas serbios más radicales y, aunque ha moderado su discurso y está a favor del ingreso de Serbia en la UE, no disimula sus simpatías por Rusia y no aceptará sin resistencias las presiones que ejercerá Bruselas sobre Belgrado para que lleve a cabo las reformas económicas, políticas e institucionales que estipulan las negociaciones previas a la adhesión al club comunitario. Durante la toma de posesión del cargo, Ivica Dacic utilizó un tono conciliador, y aseguró que “en tanto que primer ministro no permitiré la vuelta a los años 1990. Estoy al servicio de Serbia, de mi pueblo y de todos los ciudadanos. Ejerceré mi trabajo con responsabilidad y defenderé los intereses nacionales del Estado”. En la misma línea, dijo que “este gobierno no es ni pro-europeo, ni pro-ruso, ni pro-chino o pro-americano, porque sólo estoy interesado en un gobierno pro-serbio que trabaje para el interés de los ciudadanos de Serbia”.

 

Sentencia de TPIY

Por otra parte, Radovan Karadzic, ex jefe político de los serbios de Bosnia durante la guerra que asoló a este país de la antigua Yugoslavia, entre 1992 y 1995, fue absuelto del delito de genocidio en varios municipios de este territorio por el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY). El alto tribunal mantuvo, sin embargo, la acusación de genocidio y otros nueve cargos contra Karadzic por el asunto de Srebrenica, la localidad bosnia donde en 1995 fueron asesinados por las fuerzas serbias 8.000 varones musulmanes. La defensa de Karadzic iniciará la presentación de sus pruebas el próximo 16 octubre. Karadzic fue apresado por la Policía serbia el 21 de julio de 2008 cerca de Belgrado, doce años después de que el TPIY ordenara su detención. Este tribunal inició el juicio contra Karadzic en octubre de 2009. El ex jefe político de los serbios de Bosnia está acusado de crímenes de guerra y lesa humanidad, como el ex general serbobosnio Ratko Mladic, cuyo juicio fue aplazado indefinidamente hace poco por el TPIY. Las víctimas de Karadzic y Mladic consideran que las decisiones del TPIY son una afrenta a su dolor.