Rusia: Al menos 150 muertos a causa de las inundaciones

Paco Soto –  Varsovia

La región rusa de Krasnodar se encuentra en estado de máxima alerta. La mayoría de los fallecidos se produjeron en Krimski, donde se recuperaron 135 cadáveres

Las inundaciones provocada por fuertes lluvias en el sur de Rusia, en el litoral del Mar Negro, han provocado la muerte de al menos 150 personas, arrastrado miles de viviendas y destrozado numerosas infraestructuras. La región rusa de Krasnodar se encuentra en estado de máxima alerta. Tres distritos de la comarca de Kubán resultaron ser los más dañados por las inundaciones y la mayoría de los fallecidos se produjeron en Krimski, donde los servicios de rescate recuperaron 135 cadáveres, según el Ministerio de Situaciones de Emergencias de Krasnodar. Otras 11 personas murieron en Novorossiysk, el mayor puerto ruso del Mar Negro donde se ahogaron dos de sus habitantes, y en el distrito balneario de Gelendzhik hubo nueve muertos. Cinco de ellos se electrocutaron al caer un cable sobre la calle por la que transitaban cuando llovía.

Las autoridades regionales explicaron que la ciudad balneario de Gelendzhik sufrió la mayor inundación de su historia y miles de personas perdieron sus casas en pocas horas. “Más de 5.200 viviendas de Krimsk y Gelendzhik habitadas por 26.475 personas, entre ellos 6.330 niños” fueron inundadas por el agua, informaron los servicios de rescate. Algunas familias damnificadas tuvieron que realojadas en campamentos desplegados por el Gobierno regional de Krasnodar, mientras que unas 2.800 personas fueron evacuadas de la región. El gobernador de Krasnodar declaró día de luto regional el lunes 9 de julio y recordó que ni la tragedia de 2002, en la que murieron 62 personas, puede compararse con la catástrofe natural que ha golpeado a la comarca de Kubán.

 

Desplazamiento de Putin

El presidente ruso, Vladímir Putin, se desplazó a la zona de la tragedia, y no descartó que se tenga que tomar medidas para depurar responsabilidades por lo ocurrido. En este sentido, Putin celebró una reunión urgente en Krimski y pidió celeridad a todas las autoridades para ayudar a los damnificados, eliminar en la medida de lo posible los colosales daños materiales e investigar las circunstancias de lo sucedido. Por su parte, las autoridades locales y regionales aseguraron que no pudieron hacer frente a la catástrofe con mayor rapidez, porque ocurrió muy poco tiempo entre el aviso de fuertes lluvias y las inundaciones. Rusia es un inmenso Estado y una potencia política y militar, pero la mayoría de sus infraestructuras son obsoletas, el retraso económico y social es importante y en ciertas regiones el nivel de vida es similar al de muchos países del Tercer Mundo. La corrupción es un mal endémico y la desidia un problema muy extendido, y el trato dispensado por los poderes públicos a los rusos suele ser por regla general autoritario.