Chad dispuesto a intervenir militarmente en la Azawad

Correo Diplomático – París

El presidente chadiano, Idriss Déby (en la fotografía) supedita la intervención militar a que ésta sea bajo la égida de la Unión Africana y Naciones Unidas, y cuente con  apoyo logístico y financiero occidental.

Fuentes del Palacio del Elíseo han revelado parte del contenido de la entrevista telefónica mantenida el pasado 5 de julio entre el presidente francés, Fraçois Hollande, y su homólogo chadiano, Idriss Déby Itno. El flamante nuevo jefe de estado galo habría manifestado a Déby  el deseo de París de que el ejército del Chad tome parte en la fuerza militar africana para una eventual intervención en la autoproclamada República de la Azawad, en el norte de Malí. Desde el Gobierno francés se valora la experiencia castrense de Ndjamena en las áreas desérticas saharianas que “sería muy útil para desalojar a los islamistas del norte malí“, afirma a Correo Diplomático un próximo colaborador del titular de exteriores francés, Laurent Fabius.

Yo mismo fui el primero en alertar a la OTAN sobre las nefastas consecuencias que para la seguridad regional tendría la guerra contra el ex dirigente libio Muamar Gadafi“, destacó en primer término Idriss Déby  ante la demanda de Hollande.  No obstante, el presidente chadiano dejó la puerta abierta para una eventual colaboración militar de su país en Malí. Eso sí, bajo determinadas condiciones. Déby se lamentó de que la Comunidad Económica de Estados de África del Oeste (Cedeao) no había asociado a Chad a la toma de decisiones. Para el jefe de Estado chadiano “el marco (de la Cedeao) es demasiado restringido para aportar una respuesta apropiada a la crisis malí“. La alternativa preconizada por Déby es la de una intervención bajo la égida de la Unión Africana y Naciones Unidas con ayuda logística y financiera occidental. “Sólo bajo estas condiciones mi país podría partipar en la ofensiva militar (sobre la Azawad), explicó Déby a Hollande.