Hungría: Un diputado de extrema derecha descubre sus raíces judías

Piotr Kowalski – Budapest

Uno de los dirigentes del partido de extrema derecha Jobbik, el eurodiputado Csanad Szegedi (en la fotografía), conocido por su retórica antisemita y antigitana, se vio obligado a reconocer sus orígenes judíos por parte de su abuela.

“Esto es una gran noticia”, no dudó en apuntar un medio húngaro. Uno de los dirigentes del partido de extrema derecha Jobbik, el eurodiputado Csanad Szegedi, conocido por su retórica antisemita y antigitana, tuvo que reconocer que tiene orígenes judíos por parte de su abuela, que sobrevivió al Holocausto. Esto no tendría la menor importancia en el caso de otro político húngaro de derecha o izquierda, pero sí que es relevante que le ocurra a un dirigente de una formación parlamentaria – la tercera de la Cámara baja – que de la mano de su líder, Gabor Vona, difunde el odio y la intolerancia contra los judíos y los gitanos, no oculta sus simpatías por el fascismo y el nazismo, sueña con el Imperio Austrohúngaro y crea problemas de convivencia en el país.

En una entrevista con el diario Barikad, cercano a Jobbik, Csanad Szegedi, reconoció que “esas informaciones (sobre su pasado judío) me han extrañado mucho” y “me ha costado tiempo digerirlo”. En un alarde de hipocresía sin límite, ya que contradice la línea política de su partido y lo que él mismo ha defendido hasta ahora, el eurodiputado ultra dijo: “Pienso que lo que cuenta, no es saber quién es húngaro de raza pura, lo importante es saber cómo nos comportamos en tanto que húngaros”. “Ser húngaro para mí, siempre ha sido una responsabilidad, y no tiene nada que ver con una supremacía racial”, señaló Szegedi.

Las reacciones a esta noticia no se hicieron esperar. El blog Narancs.Hirad, crítico con el Gobierno conservador de Viktor Orban, recalcó que es “imposible que Szegedi no estuviera informado de que su abuela, Magoldna Klein, era judía y una superviviente del Holocausto”. Para el diario digital Index.hu, lo que le ha ocurrido al eurodiputado demuestra que “la estupidez no tiene relación con el patrimonio genético”. Por su parte, Gabor Vona expresó a través de la televisión pública húngara su apoyo a Szegedi, y lo confirmó en todos sus cargos.

 

Test genético

Hace poco, unos de los correligionarios de Csanad Szegedi provocó un escándalo en los medios húngaros después de defender públicamente que quería hacer un test genético para demostrar que no tiene “sangre judía” en las venas. El eurodiputado de origen judío se distinguió en 2009 por presentarse durante la primera sesión del Parlamento vestido con el uniforme de Magyar Garda (Guardia Húngara), un grupo paramilitar de extrema derecha que fue prohibido por la justicia, pero sigue actuando como fuerza de choque de Jobbik en muchos lugares del país.