Yihadistas intensifican el reclutamiento de jóvenes en Malí

Correo Diplomático – Redacción

En Gao, los dirigentes del Movimiento para la Unicidad y la Yihad en África del Oeste habrían conseguido atraer a más de 200 jóvenes malís

Un centro de investigaciones en seguridad estadounidense acaba de verter algunas de las conclusiones de un reciente estudio que pretende llamar la atención de los Gobiernos sobre la situación cada vez más difícil en la que se encuentra el Sahel. Según el documento, el número de terroristas equipados y entrenados en la región ha pasado de apenas 500 en 2010 a más de 6000 en 2012. La gran mayoría de los nuevos reclutas son oriundos del África Occidental cuya edad media no sobrepasa los 16 años.

El intenso reclutamiento de nuevos efectivos para la yihad en el norte de Malí, ocupado por grupos islamistas armados desde finales de marzo es muy representativo de esta nueva problemática. En Gao, los dirigentes del Movimiento para la Unicidad y la Yihad en África del Oeste (MUJAO, en su siglas en francés) habrían conseguido atraer a más de 200 jóvenes malís, pero también a otros provenientes de Argelia, Somalia, Costa de Marfil, Senegal, Gana, Gambia, Mauritania, Guinea o incluso Níger.

 

El dinero como reclamo

Una vez captados, el programa de los jóvenes reclutas consta de una intensa formación militar y religiosa. Por otra parte, cientos de otros combatientes provenientes del grupo islamista radical nigerino Boko Haram  también habrían integrado las filas del MUJAO.

Gracias al cobro de rescates por el secuestro de ciudadanos occidentales, el MUJAO goza de una boyante situación económica.  En este orden de cosas, los importantes recursos monetarios de los que la organización terrorista dispone parecen ser el principal atractivo para los nuevos reclutas. Y es que los salarios de los yihadistas sobrepasan de lejos los 66 dólares de salario medio mensual de un país como Malí.