Polonia inventa la versión comunista del Monopoly

Paco Soto – Varsovia

La ‘Kolejka’ creada en Polonia utiliza las reglas sociales y económicas existentes durante el llamado ‘socialismo real’.

Polonia ha inventado un nuevo juego de mesa, la ‘Kolejka’, que en cierto modo pretende ser la versión comunista del famoso monopoly presente en millones de hogares del Occidente capitalista. La ‘Kolejka’ está teniendo mucho éxito en Polonia y podría extenderse a otros países del antiguo bloque soviético y de Europa. El juego creado en Polonia utiliza las reglas sociales y económicas existentes en la época del llamado ‘socialismo real’. Una de ellas era la picaresca para sortear la escasez, sin la cual millones de polacos y otros habitantes del Telón de Acero no hubieran podido sobrevivir. Este monopoly al revés, que utiliza las reglas de compra y venta del ‘socialismo real’, en lugar de las normas propias de la economía de mercado, hace furor entre los jóvenes y no tan jóvenes.

El juego consiste en comprar cualquier tipo de los escasos productos que se encuentren en la tienda, pero habiendo antes superado muchos obstáculos. Los jugadores intentan comprar todo lo que aparece en la lista: mantequilla, tabaco, gasolina… Hay cartas especiales para sortear los problemas. Por ejemplo, un “amigo” del Partido Comunista abre las puertas de tiendas especiales a los miembros de la nomenclatura dirigente. Otra carta representa a una madre con un bebé en brazos, que se lo deja a una familia para que pueda adelantar a todos los que están haciendo cola en la tienda.

 

Fotos de los 80

Las cartas del juego utilizan fotos de los años 80 en Polonia, cuando este país era pobre, gris y triste y estaba aplastado por una dictadura controlada por la URSS. Son fotos que muestran largas colas frente a las tiendas, estanterías vacías, rostros radiantes de alegría después de haber podido hacerse con un cargamento de rollos de papel higiénico. Existe también en la ‘Kolejka’ la posibilidad de comprar en el mercado negro, una práctica muy extendida en países pobres o que salen de una guerra. En el mercado negro los precios son por lo menos el doble que en el oficial, pero el suministro está garantizado.

Los creadores polacos de este juego no ocultan el interés pedagógico del mismo. Aunque sólo han pasado 23 años desde que el ‘socialismo real’ fue derrotado pacíficamente en Polonia, ya existe una generación que no conoció ese falso paraíso basado en la mentira, la represión y la miseria material y moral. De momento se han vendido los primeros 20.000 ejemplares de la ‘Kolejka’ y están en marcha traducciones al español, inglés, alemán, ruso, y japonés.