Amputan la mano de un ladrón en el norte de Malí

Correo Diplomático – Bamako / Redacción

Islamistas del Movimiento para la Unicidad y la Yihad en África del oeste en estricta aplicación de la ley islámica han amputado la mano de un ladrón de una motocicleta en la localidad de Ansongo, al sur de Gao, en el norte de Malí. 

Algo más de cuatro meses después de haber ocupado el norte de Malí, islamistas próximos a Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) han procedido a amputar la mano de un ladrón en la localidad de Ansongo. La ablación se produjo ante decenas de personas que se dieron cita en una céntrica plaza pública de la pequeña urbe, situada al sur de Gao. Según ha advertido uno de los jefes islamistas de Ansongo, Mohamed Ould Abdine, este no sería sino el inicio de una serie de castigos similares. Testigos presenciales han destacado que se trataba del ladrón de una motocicleta y que durante la amputación “corrió mucha sangre”. Para Ould Abdine, “es la ley de Dios y nosotros no hemos hecho sino aplicar la sharia (ley islámica)”.

Unos días antes los habitantes de Gao, sobre todo jóvenes, habían conseguido impedir la amputación de la mano de otro ladrón, enfrentándose a los milicianos del Movimiento para la Unicidad y la Yihad en África del Oeste (Mujao, en sus siglas en francés), un grupo vinculado con AQMI que controla la zona. Evocando esta intervención popular, Mohamed Ould Abdine ha declarado que “la última vez hemos aplazado la amputación a causa de la intervención de los notables, no a causa de la gente, que no tiene poder alguno”. Un presentador de radio de Gao, Abdoul Malick Maïga, fue hospitalizado después de haber sido golpeado por los islamistas, que le atribuyeron haber relatado en antena la manifestación de cólera contra la fallida amputación.

 

Imposible reconquista

El de Ansongo el primer caso de amputación del que se ha tenido conocimiento en el norte de Malí. El pasado 29 de julio, los islamistas procedían por vez primera en la región a la la lapidación a muerte en Aguelhok de un hombre y una mujer que eran tenían hijos sin estar casados. Hasta entonces, las parejas “ilegítimas”, consumidores de alcohol y fumadores habían sido objeto de latigazos en la vía pública en varias localidades, sobre todo en Tombuctú, donde también fueron destruidas las tumbas de santos musulmanes veneradas por la población desde hacía siglos.  El objetivo del Mujao y Ansar Dine (Defensores del Islam), grupo islamista comandado por el ex líder tuareg Iyad Ag Ghali, también en la órbita de AQMI, es imponer la sharia en todo Malí. Mientras se prepara una esperada reacción, previsiblemente de una fuerza militar africana, estas organizaciones que controlan el norte de Malí actúan de forma cada vez más brutal con total impunidad.