Kiev veta a Timoshenko para las elecciones parlamentarias

Paco Soto – Varsovia

La ex primera ministra, que asegura ser una víctima política del régimen de Viktor Yanukovich, pretendía encabezar las listas de la oposición en las elecciones legislativas de octubre.

La Comisión Electoral Central de Ucrania (CEC) rechazó la candidatura de la ex primera ministra y líder de la Revolución Naranja que en 2004 derrocó pacíficamente a un gobierno pro-ruso, corrupto y autoritario, Yulia Timoshenko. La vicepresidenta de la CEC, Zhanna Usenko-Chornaya, explicó que en las solicitudes de registro presentadas por Timoshenko, que está en la cárcel desde hace más de un año tras haber sido condenada a siete años de reclusión por el delito de abuso de poder, y el también procesado Yuri Lutsenko, exministro del Interior, se menciona que ambos tienen “antecedentes penales políticamente motivados”. “Los miembros de la Comisión Electoral no tienen derecho de valorar las decisiones judiciales. En estas condiciones la CEC no tiene a día de hoy motivos para el registro”, indicó Usenko-Chornaya.

Timoshenko, que asegura ser una víctima política del régimen de Viktor Yanukovich, pretendía encabezar las listas de la oposición en las elecciones legislativas de octubre. La CEC argumentó su rechazo basándose en el artículo 9 de la ley sobre elección de diputados populares, en la que se dice claramente que no se pueden postular como candidatos los ciudadanos que han cometido delitos y cuyas penas no hayan expirado o no hayan sido anuladas por vía legal. Timoshenko, que cuenta con el apoyo de la Unión Europea (UE), Estados Unidos y organismos de derechos humanos, fue designada el pasado 30 de julio como número uno de la lista por el partido opositor que ella lidera, Batkivschina (Patria). La oposición ucraniana al presidente Yanukovich consiguió unirse de cara a las legislativas y confiaba en el tirón electoral de Timoshenko para derrotar al poderosos Partido de las Regiones del jefe del Estado.

 

Convaleciente

La antigua musa revolucionaria se encuentra convaleciente de sus problemas de espalda en una clínica de la ciudad oriental de Járkov, y una vez que se haya restablecido de sus dolencias tendrá que regresar a la cárcel. Timoshenko tiene que comparecer ante los tribunales por un segundo proceso abierto en su contra por presunta malversación de fondos públicos y evasión fiscal.