Los judíos de Rumanía condenan el nombramiento de un ministro antisemita

Piotr Kowalski – Budapest

El nuevo ministro de Relaciones con el Parlamento del Partido Socialdemócrata, Dan Sova, negó el exterminio de unos 380.000 judíos por el régimen pro-nazi del general Ion Antonescu durante la Segunda Guerra Mundial.

El Gobierno rumano del socialdemócrata Victor Ponta tiene cada vez más detractores. En su contra están la oposición de centroderecha, una parte del aparato judicial y universitario, los artistas y otros colectivos profesionales y la Unión Europea (UE), que ve con preocupación la deriva autoritaria que ha emprendido el Estado balcánico de la mano de Ponta. A esta pléyade de opositores se han unido los colectivos de judíos rumanos que ven con indignación el nombramiento como ministro de Relaciones con el Parlamento de un senador de la misma formación que Ponta, el Partido Socialdemócrata (PSD), Dan Sova, que negó el exterminio de unos 380.000 judíos por el régimen pro-nazi del general Ion Antonescu durante la Segunda Guerra Mundial.

Ponta llevó a cabo el nombramiento de Sova, que tiene 39 años, en el marco de una remodelación de gobierno tras la dimisión del ministro del Interior, Ioan Rus. Los colectivos judíos rumanos aseguraron que la decisión de Ponta significa un “momento de duelo en nuestra historia”. El diputado y presidente de la Federación de Comunidades Judías de Rumanía, Aurel Vainer, pidió a las autoridades políticas que “mejoren la legislación en materia de negacionismo”, y denunció que “el Gobierno haya nombrado ministro a una persona que niega el Holocausto”. En la misma línea, un portavoz del Centro para la Lucha contra el Antisemitismo (MCA) destacó que “el nombramiento de Sova en tanto que ministro es un ataque a la memoria de las víctimas y supervivientes del Holocausto”

 

Destitución

Dan Sova afirmó en un programa de televisión el pasado mes de marzo que “ningún judío sufrió en el territorio rumano” durante la Segunda Guerra Mundial. También sostuvo que en el pogromo llevado a cabo en Iasi en 1941 “sólo fueron muertas 24 personas por el Ejército alemán”, cuando los historiadores han podido determinar que las víctimas judías fueron entre 13.000 y 15.000. Para frenar el escándalo que provocaron sus palabras, Ponta destituyó a Sova del cargo de portavoz del PSD.