La CIA evita el secuestro de Kerry Kennedy en Tinduf

Correo Diplomático – París / Redacción

Kerry Kennedy entregando el premio que concede el Centro del que es fundadora a la activista saharaui Aminatou Haidar, en noviembre de 2008.

La Central de Inteligencia Americana (CIA) habría conseguido desarticular un atetando que los miembros de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) preparaban contra Kerry Kennedy con motivo de su visita a los campos de refugiados del Frente Polisario en Tinduf, en el sudoeste argelino, al frente de una delegación estadounidense. Los servicios de inteligencia americanos, que han reforzado durante los últimos dos años su presencia en el Sahel e incluso dentro del propio territorio argelino, habrían desvelado de todos los detalles de una operación para secuestrar a Kennedy gracias a las informaciones facilitadas por “topos” introducidos en los propios campamentos saharauis y al contenido de ciertas conversaciones telefónicas entre miembros de AQMI y de su organización satélite del Movimiento para la Unicidad de la Yihad en África del Oeste (Mujao, en sus siglas en francés).

Tal y como asegura el portal estadounidense Middle East Confidential, las autoridades americanas procedieron a alertar a las autoridades argelinas sobre el peligro potencial que corría la vida de Kerry Kennedy, que desde hace algunos días conduce una misión de información en el Sahara Occidental en nombre del Centro Robert F. Kennedy para la Justicia y los Derechos del Hombre. Después de una breve escala en El Aaiún, capital administrativa del Sahara Occidental, administrada por Rabat, en la que la hija de John Fitzgerald Kennedy desató la polémica en los medios marroquíes al hacer caso omiso de ciertas asociaciones locales, que acusaron a Kerry de “parcial”, la delegación puso rumbo a Tinduf, para conocer de primera mano la situación de los derechos del hombre en los campamentos de refugiados gestionados por el Polisario.

 

No es la primera vez

El el pasado los servicios de inteligencia occidentales ya habían alertado sobre posibles atentados terroristas y secuestros. Hace algunos semanas, el Gobierno español decidió repatriar a todos los cooperantes españoles que actuaban en la zona ante la seria amenaza que para Madrid suponía AQMI. Fuentes de inteligencia francesas han destacado a Correo Diplomático que “el régimen de Argel trata de atajar el inquietante incremento de la inseguridad en los campos de terrorismo peor lo cierto es que cada vez parece más desbordado por la multiplicación de la actividad terrorista en la región”. “Y lo peor – concluyen estas mismas fuentes – es que, a la luz de los indicios y últimos desarrollos, el estado de cosas amenaza con empeorar”.