Chávez logra su sueño de 20 años en el poder

Diario de Caracas El Nuevo Siglo

Resumen de un artículo sobre las elecciones venezolanas  publicado por el diario de Caracas El Nuevo Siglo, el 8 de octubre de 2012, cedido por la periodista y opositora Cristina Prieto Tovar.

En una histórica jornada, por la altísima participación (más del 80%) y la posibilidad real que tenía su retador Henrique Capriles, el presidente fue reelecto con el 54.42%. “Gracias a mi amado pueblo…Viva Venezuela…Viva Bolívar”. Estas fueron las eufóricas primeras palabras que el presidente Hugo Chávez pronunció al conocer el boletín oficial del Consejo Nacional Electoral, CNE, que lo anunciaba como ganador y con amplia ventaja sobre su rival, el opositor Henrique Capriles Randonski. De esta forma, Hugo Chávez materializa no sólo su reelección, que le da vía a seis años más en el poder para profundizar la “revolución socialista” , proyecto político que gestó 14 años atrás, sino que cumple con lo anunciado meses atrás de que permanecerá por 20 años en el Palacio de Miraflores. Chávez fue reelegido por tercera vez presidente de Venezuela, con amplísima ventaja y tras una participación masiva de los venezolanos –más del 80 por ciento del registro electoral- en unas elecciones que dejaron al país más dividido que nunca. Chávez obtuvo 54,42% de los votos, es decir, 7,4 millones, mientras Capriles reunió el 44,97%, con 6,1 millones, anunció la presidenta del Consejo Nacional Electoral, Tibisay Lucena, con el 90% de las papeletas escrutadas y una participación de 80,94% del electorado. De 58 años y desde 1999 en el poder, fue reelegido para gobernar seis años más en este país con las mayores reservas de crudo mundiales, que le han permitido financiar multimillonarios programas sociales para las clases populares, su sustento político. El mandatario ha prometido hacer “irreversible” su revolución socialista, un término que acuñó tras ganar las elecciones en 2006, cuando barrió al candidato opositor, Manuel Rosales, por más de 25 puntos, con el 62% de los votos.Además, prevé potenciar el Estado comunal, reforzando el poder popular a costa, según denuncian sus detractores, de despojar de competencias a las regiones.“Chávez intentará consolidar su revolución, va a intentar vender su triunfo como el triunfo indiscutible de que su revolución se puede profundizar en el tiempo”, dijo el presidente de la firma Datanálisis, Luis Vicente León. Pero, a la vez, el presidente “enfrenta ahora un 45% de oposición que votó por una alternativa que no puede ser desconocida ni minimizada. Esto plantea una nueva relación oposición-gobierno”, añadió. Hasta poco antes del inicio de la campaña electoral, en julio, el mandatario estuvo durante largos periodos ausente de la escena pública haciendo planear dudas sobre su estado de salud, después de que le fuera detectado en 2011 un cáncer. Sin embargo, Chávez se declaró curado, arrancó con intermitencias su campaña y la cerró con un maratón de mítines en los que los venezolanos lo vieron de nuevo recorrer las calles y arengar a sus seguidores con su verbo impetuoso y provocador. El presidente, hábil estratega y gran comunicador, admitió también haber cometido errores y prometió dedicar más esfuerzos a los problemas diarios de los venezolanos, como la inseguridad y el desempleo. Chávez ha tejido una conexión emocional con las clases populares, que le agradecen las “misiones” sociales, pero también ha polarizado el país al demonizar a los sectores pudientes y acosar al sector privado con expropiaciones y férreas regulaciones. “Estoy muy contento, era un victoria esperada y esto ya no tiene marcha atrás. Nosotros no sabíamos que (la petrolera) Pdvsa era del pueblo hasta que llegó Chávez, porque antes se lo repartían el petróleo entre unos cuantos”, dijo a la AFP José Ramiro, un técnico en administración pública de 32 años, cerca de Miraflores.“Chávez ha hecho muchas cosas por los pobres, a mí me ha dado una casa en el mejor barrio de Caracas”, añadió. “Estoy decepcionada, mas no derrotada”, dijo por su parte Rosana González, de 25 años, desde el comando de campaña opositor. “Son más de 14 años en el poder y la gente no reacciona”, añadió esta joven, que esperó los resultados allí, junto a otras 200 personas que comenzaron a mostrar sus caras largas antes de que se dieran a conocer los resultados. La oposición, por su parte, ha acusado a Chávez de haber utilizado los recursos públicos para hacer campaña y de haber puesto a su servicio los medios de comunicación estatales, sobre los que ejerce un control absoluto. Las elecciones en Venezuela, el país con las mayores reservas petroleras del mundo, generaron gran expectativa internacional, sobre todo en América Latina y el Caribe, donde Chávez ha construido un fuerte liderazgo vendiendo petróleo a condiciones preferenciales a países menores y ofreciendo jugosas oportunidades de negocios a sus aliados. El interés en Estados Unidos también fue grande, dado que el presidente ha liderado en la región la oposición a ese país, que de todas maneras le compra casi un millón de barriles de crudo por día.