El caudillo Chávez se mantiene en el poder

Elvira García-Buenos Aires

Hugo Chávez se dirige a la población venezolana tras conocer su victoria electoral

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, consiguió ganar al candidato opositor Henrique Capriles en las elecciones a la jefatura del Estado, y, si su delicada salud se lo permite, ejercerá el cargo hasta el año 2019. El antiguo comandante militar, que goza de una gran popularidad en Venezuela y América Latina, pero tiene también numerosos detractores que lo acusan de caudillo demagogo y populista, logró más del 54% de los votos. Capriles, que tiene sobre todo el apoyo de amplias capas medias urbanas, consiguió un resultado netamente inferior: 44% del escrutinio. “Goliat venció a David”, tituló el diario español El País. Según datos oficiales, más del 80% del censo electoral acudió a votar. Según prevén los analistas,  Hugo Chávez utilizará su cuarto mandato para profundizar su denominada revolución bolivariana, llamada también “socialismo del siglo XXI”, que tanta preocupación despierta entre los dirigentes occidentales y latinoamericanos conservadores, liberales y de izquierda moderada. Capriles, un abogado de 40 años de centroderecha, reconoció su derrota sin paliativos, lo que contrasta con la actitud de otros políticos de estas latitudes que perdieron elecciones recientemente. Las presidenciales venezolanas ponen en evidencia que existen dos ‘almas’ en ese rico país productor de petróleo que fue empobrecido durante décadas por las camarillas gobernantes de derecha e izquierda. Está claro, salvo que se demostrara que las elecciones fueron manipuladas por el poder, que Chávez goza de más popularidad que Capriles; el líder opositor lo reconoció cuando dijo:  “Quiero felicitar al presidente de la república y le quiero decir que ojalá lea con grandeza la expresión de nuestro pueblo el día de hoy. Hay un país que tiene dos visiones y ser un buen presidente es trabajar por todos los venezolanos. Soy un demócrata a carta cabal. Otra opción obtuvo más votos que nosotros. Yo estoy aquí para reconocer la voluntad de nuestro pueblo. Dejé el alma en esta campaña y voy a seguir trabajando por Venezuela”. Capriles tendrá que demostrar a partir de ahora que es capaz de seguir liderando a las diferentes corrientes opositoras, que van desde la derecha conservadora hasta la izquierda antichavista. Cabe preguntarse si Chávez, que se siente cómodo con dictadores como Fidel Castro, los mandamases de Irán,  o políticos  populistas  como Cristina Fernández de Kichner, utilizará su victoria electoral para gobernar a favor de todos los venezolanos o sólo de la parte que le apoya abiertamente. Viendo lo que ha hecho hasta ahora el caudillo de Caracas, tiene sentido afirmar que seguirá con la misma política autoritaria y demagógica que ha fracturado a la sociedad venezolana, porque la democracia parlamentaria, para el ex comandante militar golpista no es más que un mero instrumento que él utiliza para defender sus intereses y los de su camarilla dirigente.

Dos visiones del país

Hugo Chávez ganó las eleciones porque goza de un sólido apoyo popular, lo que no significa que sea un demócrata, pero también porque controla con mano de hierro los aparatos del Estado, mantiene a raya a la oposición y los medios que no le son afines y manipula sin recato a los sectores más humildes de la población, que valoran las mejoras sociales que ha experimentado el país en los últimos años, como la reducción del analfabetismo o la extensión de la asistencia sanitaria primaria y del número de universitarios. La oposición acusa a Chávez de utilizar sin control de ningún tipo los recursos del Estado para mantener contentos a los sectores populares más desfavorecidos y recompensar a los amigos y aliados políticos, y sostiene que la corrupción y la inseguridad ciudadana se han incrementado y los servicios públicos, deteriorado. Estados Unidos, por mucho que Chávez alabara al presidente Barack Obama durante la campaña electoral, no ve con buenos ojos que el chavismo se mantenga en el poder, y la congresista del Partido Republicano Ileana Ros-Lehtinen acusó al caudillo venezolano de haber manipulado los comicios.

Felicitaciones  al vencedor

En América Latina, en cambio, los presidentes de Cuba, Ecuador, Bolivia y Argentina, y  el depuesto mandatario de Honduras, Manuel Zelaya, aliados políticos de Hugo Chávez, felicitaron al ex comandante por su victoria. “En nombre del Gobierno y el pueblo de Cuba, te felicito por este histórico triunfo, que demuestra la fortaleza de la revolución bolivariana y su incuestionable respaldo popular. Tu decisiva victoria asegura la continuidad de la lucha por la genuina integración de Nuestra América. Te reitero nuestra solidaridad y apoyo inquebrantables”, manifestó  Castro, según el portal cubasi.com. En Bolivia, Evo Morales aseguró, en declaraciones a Abi, la agencia oficial de noticias de su país, que “el triunfo del presidente Chávez es el triunfo de la democracia”. En Ecuador, el presidente Rafael Correa escribió en twitter: “Chávez vencedor con casi 10 puntos de diferencia! Viva Venezuela, viva la Patria Grande, viva la Revolución Bolivariana!” Para la presidenta argentina Cristina Fernández, la victoria de Chávez es del conjunto de “América del Sur y el Caribe”.