Francia desmantela una célula terrorista islamista

Jean-Claude Duffour-París

Un coche de policía hace guardia frente a un edificio del barrio de Estrasburgo, el lugar donde murió una persona durante una operación antiterrorista de la Policía.

El ministro  del Interior francés, el socialista Manuel Valls, afirmó que Francia vive bajo una “amenaza terrorista” después de que fuera desmantelado un grupo de terroristas islamistas en varias ciudades del país. En la operación policial fueron detenidas 11 personas que, según Valls, “estaban bien organizados y estuvieron  a punto de cometer algo irreparable”. Los detenidos son los presuntos autores de un atentado contra  un comercio judío el pasado 19 de septiembre. El titular de Interior  recordó que los asesinatos cometidos por el islamista radical Mohamed Merah en marzo pasado fueron la “prueba” de esa situación. Abundando en la misma línea, Valls dijo que “hay que ser consciente de esa amenaza” y “reforzar los medios” de la lucha contra el terrorismo y  el antisemitismo. Valls expresó la preocupación de las autoridades francesas por esta situación, y destacó  la “dificultad” de la lucha antiterrorista, porque las redes de islamistas radicales no vienen del extranjero, sino de ciudadanos franceses de confesión musulmana que pasan desapercibidos.

Un muerto

La operación policial antiterrorista se saldó con un muerto, Jérémy Sidney, de 33 años, en su domicilio de Estrasburgo. Según los investigadores, además de los 11 detenidos, la Policía busca al menos a otras 11 personas vinculadas a esa red de terroristas islamistas.