La barbarie talibán tirotea a una niña en Paquistán

Ahmed Chabi-Rabat

EFE. Un grupo de médicos militares paquistaníes trasladan a la joven Malala Yousafzai a un centro hospitalario

Los talibanes siguen sembrando muerte, dolor y odio. Su barbarie no tiene límites y el abanico de sus enemigos es muy amplio. Una adolescente paquistaní de 14 años, Malala Yousafzai, conocida por su combate a favor de las mujeres y los niños, se debate entre la vida y la muerte después de haber sido tiroteada por un talibán cuando salía del colegio en la ciudad de Mingora, situada al noroeste de Paquistán. La joven, que fue galardonada por el Premio Nacional de la Paz en 2011, relata desde 2009 en su blog las atrocidades cometidas por los talibales. Estos criminales extremistas no se lo perdonaron y fueron a por ella. “Abrió un capítulo marcado por la obscenidad y era necesario cerrarlo cuanto antes”, declaró a la agencia francesa AFP Ehsanullah Ehsan, portavoz de Tehrik e Taliban Pakistan (TTP), un colectivo de grupos fundamentalistas que cuenta con el apoyo de los talibanes. La víctima escribía sus escalofriantes relatos bajo el seudónimo de Gul Makai y los publicaba en el canal en urdu de la BBC, pero el anonimato acabó cuando le condecieron el Premio Nacional de la Paz. Malala recibió un disparo en la cabeza y otro en el cuello; fueron los disparos del odio de una secta que interpreta el islam de manera equivocada y extremista y convierte a los musulmanes en sus principales enemigos. En el atentado terrorista también resultó herida otra niña del colegio. El presidente de Paquistán, Asif Zardari, condenó el crimen, que los talibanes justificaron diciendo que la víctima es “una persona de mentalidad occidental que hablaba contra nosotros”. Y advirtieron: “Atacaremos todo aquel que hable contra los talibanes”. Los talibanes consiguieron imponer su autoridad y control a unos escasos 200 kilómetros de Islamabad, y llegaron a firmar un acuerdo de paz con las autoridades paquistaníes que apenas duró unos pocos meses.

Bolígrafos versus armas

Además de haber recibido el Premio Nacional de la Paz, Malala Yousafzai hizo parte de los nominados para el Premio Internacional de los Niños para la Paz, que concede la fundación holandesa Kids Rights. La joven estaba preocupada por la manipulación que ejercen los talibanes entre la joven generación paquistaní, y en 2010, en declaraciones a ala cadena de televisión Al-Jazira, dijo : “Si no le damos bolígrafos a esta joven generación, los talibanes les daran armas”. Según Amnistía Internacional, el año pasado, otras dos militantes a favor de la educación de las mujeres fueron asesinadas por islamistas radicales. En Afganistán, la Comisión Independiente de Derechos Humanos de este martirizado país  publicó un informe de denuncia “por el aumento de la violencia de género”. Esta institución, que tiene su  sede en Kabul, informó de que  en los últimos seis meses se han cometido 60 casos de crímenes de honor. Además,  alertó sobre el aumento de las violaciones infantiles, porque “el 90% de las víctimas de violación en el país tienen menos de 18 años”.