La policía belga desmantela una red yihadista

Jean-Claude Duffour-París

Un grupo de yihadistas armados durante un entrenamiento

Bélgica también se enfrenta al terrorismo de inspiración islamista. Pocos días después de que en Francia unos presuntos terroristas que estaban preparando atentados en el país fueran detenidos por la Policía, en Bruselas, las fuerzas de seguridad desmantelaron una red que se dedicaba a reclutar yihadistas para combatir en África. En esta operación fueron detenidas siete personas, un belga y seis africanos. Hasta le fecha, las células de  islamistas radicales desmanteladas en Bélgica estaban compuestas por personas que querían trasladarse a países como Irak, Afganistán y Paquistán. La investigación se inició el pasado mes de agosto después de que fuera detenido un ciudadano belga de origen marroquí en la frontera con Somalia. Al parecer, el detenido quería trasladarse a este país africano para combatir con el movimiento yihadista al-shebab. La investigación policial se saldó esta semana con las citadas detenciones, pero la Policía belga no descarta nuevas operaciones. La justicia belga considera que la investigación policial ha conseguido demostrar que la célula yihadista desmantelada se dedicaba a adoctrinar a jóvenes de confesión musulmana de Bruselas con el objetivo de que fueran después a combatir a África. Hace unas dos semanas, la Policía federal belga ya había detenido a siete candidatos a la yihad que estaban a punto de viajar a Somalia. En ese caso, la detención de un ciudadano de nacionalidad belga fue la pista que utilizaron los investigadores para desmantelar la célula. La Seguridad del Estado belga ha constatado un aumento de jóvenes residentes en Bélgica y de confesión musulmana que quieren ir a combatir para grupos islamistas radicales en Somalia, Yemen y otros países del continente africano. Según una fuente policial, “la zona entre Paquistán y Afganistán era hasta hace poco el lugar preferido de los terroristas, pero ahora éstos se decantan por Yemen y Somalia”. La Policía belga alertó hace un tiempo sobre el “riesgo de radicalización” ideológica y religiosa de miembros de la comunidad somalí residentes en Bélgica.

Vía siria

Por otra parte, según comunicó el fiscal de la república de París, François Molins, la justicia francesa está convencida de que varios de los presuntos terroristas islamistas detenidos recientemente en el país querían viajar a Siria para unirse a los combatientes yihadistas que actúan en este país árabe. Siete de los detenidos comparecieron ante el juez por su presunta pertenencia a una banda terrorista. Cinco de los detenidos son de nacionalidad francesa, tienen edades comprendidas entre los 19 y 25 años, y están relacionados con el atentado llevado a cabo en un comercio judía en la ciudad parisina de Sarcelles, el pasado 19 de septiembre. De momento, la justicia no ha podido demostrar si entre los detenidos se encuentran los dos autores materiales de ese atentado. Molins destacó que esa célula de presuntos terroristas es “la más peligrosa de todas las que se han desmantelado desde 1996”.