El criminal de guerra Karadzic defiende su inocencia

Piotr Kowalski-Varsovia

Radovan Karadzic durante el juicio ante el TPIY

El ex jefe político de los serbios de Bosnia durante la guerra que asoló a este territorio entre 1992 y 1995, Radovan Karadzic, que fue uno de los responsables de la masacre de 8.000 musulmanes en Srebrenica, volvió a demostrar que es un cínico sin escrúpulos. Karadzic compareció  ante el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) para responder de sus crímenes, pero negó las acusaciones. Haciendo alarde de una desvergüenza sin límites, el ex jefe político de los serbobosnios dijo: “Soy un hombre dócil y tolerante. Nada tuve que ver con los crímenes cometidos contra la población en la guerra de Bosnia. Tengo una gran capacidad de entender a los demás”. No le importó que la justicia internacional lo acuse de numerosas tropelías, una vez más volvió a burlarse de los jueces y de las víctimas mortales de la guerra de Bosnia, que fueron más de 100.000 personas, y sus familiares. “He hecho todo lo posible para evitar la guerra y no debería ser acusado, sino recompensado por todas las buenas acciones que he llevado a cabo en Serbia y en Bosnia. Hice todo lo humanamente posible para evitar la guerra y evitar cualquier genocidio en Bosnia”, manifestó  Karadzic ante el tribunal. Abundando en la misma línea, Karadzic consideró que “debería de ser premiado y no acusado por las cosas que he hecho, todo lo posiblemente humano, para acabar con la guerra”.

Interpretación de la historia

Radovan Karadzic, que tiene 67 años,  quiso también dar una clase de historia a los jueces, cuando dijo que “es una equivocación pensar que los serbios empezaron la guerra en Bosnia. El inicio de la guerra no tiene nada que ver conmigo. Yo nunca permití el más mínimo crimen, y menos crímenes en masa”. Sobre el asedio de Sarajevo, declaró que siempre ha sentido “verdadero horror por técnicas como las de los francotiradores”, aunque reconoció que “es una estrategia militar posible”. Por otra parte, el antiguo responsable de los serbios de Croacia durante la guerra que tuvo lugar en este territorio entre 1991 y 1995, Goran Hadzic, que tiene 54 años y está acusado de crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra, también compareció ante el TPIY. Hadzic, que fue presidente de la república de Krajina en Croacia, entre 1992 y 1993, está acusado de ser el responsable de la muerte de centenares de croatas y la deportación de miles de ciudadanos de la misma nacionalidad.