Los islamistas acosan a Hollande

Ahmed Chabi, Jean-Claude Duffour-Rabat, París

El presidente francés, François Hollande, está siendo amenazado por grupos yidadistas africanos

Los islamistas radicales próximos a Al-Qaeda del Movimiento para la Unidad y la Yihad en África Occidental (MUJAO) han amenazado al presidente de Francia, François Hollande, con intensificar la lucha contra los intereses galos en territorio africano, si París apoya una intervención militar en el norte de Mali. Hollande ha rechazado oficialmente la participación de su país en una intervención militar, pero según diversas fuentes consultadas por Correo Diplomático, Francia no descarta enviar tropas a esa región. Los terroristas de MUJAO advierten a Hollande que una intervención militar de París pondría en peligro la vida de los seis ciudadanos franceses secuestrados en varios países africanos por grupos islamistas armados. “Si Hollande sigue atizando el fuego, dentro de unos días le enviaremos las fotos de los rehenes franceses muertos”, declaró Omar Uld Hamaha, portavoz de MUJAO. Este grupo actúa en el Sahel, está compuesto por fanáticos religiosos y delincuentes, y es uno de los tres más violentos en la zona y con mayor vinculación con Al-Qaeda. Hollande hace todo lo posible por ganar tiempo ante los grupos islamistas radicales africanos, que ven en Francia a uno de sus principales enemigos occidentales, y también tiene que hacer frente a la  creciente actividad terrorista de células yihadistas en el propio territorio francés, como la que la Policía gala desarticuló recientemente. Este grupo estaba preparando atentados en todo el país. Los expertos en grupos terroristas islamistas consideran que los rehenes franceses son escudos humanos utilizados por grupos yihadistas  para doblegar a Francia. Cuatro de esos rehenes fueron secuestrados hace dos años en Níger por Abu Zeid, uno de los emires de Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI). Los otros dos rehenes, capturados hace casi un año  en Homboti (Mali), estarían en manos de un grupo de AQMI.

Belmokhtar destituido

Por otra parte, Mokhtar Belmokhtar, uno de los jefes históricos de AQMI en el Sahel, según la emisora francesa RFI, ha sido destituido por la cúpula de este movimiento terrorista vinculado a Al Qaeda. Al parecer, Belmokhtar, que dirigía una katiba (unidad combatiente), mantenía discrepancias con la dirección de AQMI desde hace tiempo, y su destitución coincide con la reorganización del movimiento terrorista. Belmokhtar, que es argelino y utiliza todavía el nombre de guerra de Khaled, era demasiado independiente para los jefes de AQMI, y Drukdel Abdelmalek, el emir de ese grupo en Argelia, lo tuvo que llamar al orden varias veces. Mokhtar Belmokhtar combatió con los yihadistas en Afganistán  y después regresó a Argelia y se integró en el Grupo Islámico Armado (GIA), que se creó a principios de la década de los 90 del siglo XX, cuando los militares invalidaron los resultados de las elecciones legislativas y disolvieron a su vencedor, el Frente Islámico de Salvación (FIS). El terrorista argelino, que es considerado por las fuerzas de seguridad com un hombre de una extrema violencia, abandonó el GIA por discrepancias internas y contribuyó a la formación del Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC), que fue el predecesor de AQMI. En Argelia fue condenado tres veces a la pena de muerte en ausencia. El nuevo jefe de AQMI en el Sahel es Djamal Okacha, un hombre de 36 años que dirigió el secuestro de una pareja  en 2010.