Un extraño disparo contra el presidente de Mauritania

Ahmed Chabi-Rabat

El presidente de Mauritania, Mohamed Uld Abdel Aziz, en el centro de la foto, es un ex general golpista

El presidente de Mauritania, Mohamed Uld Abdel Aziz, que fue herido de forma accidental por un militar  en el convoy en el que viajaba, tuvo que comparecer en televisión para tranquilizar a la opinión pública. Los hechos ocurrieron en una pista sin asfaltar cerca de Tuela, a unos 40 kilómetros de Nuakchot.  “Quiero tranquilizar a todos los ciudadanos. La operación de la pasada noche fue un éxito gracias a la eficacia del equipo médico. Quiero calmar a todo el mundo sobre  este incidente cometido por error por una unidad del Ejército en una carretera sin asfaltar cerca de Tuela. Gracias a Dios, estoy bien”, declaró el jefe del Estado a la cadena de televisión oficial TVM.  Poco después de su comparecencia pública ante las cámaras de televisión, el ministro de Información, Hamdi Uuld Mahjoub, comunicó que el presidente se trasladó  a Francia, para ser sometido a nuevas pruebas médicas después de haber sido intervenido quirúrgicamente en un hospital de Nuakchot. El mandatario mauritano se encuentra en el hospital militar de Percy, en Clamart, (departamento de Hauts de Seine). Mohamed Uld Abdel Aziz, de 55 años, habló en televisión rodeado de su primer ministro, Mulaye Uld Mohamed Laghdhaf, y de responsables civiles y militares de su régimen. Este extraño asunto hizo pensar en un primer momento que el presidente había sido víctima de un intento de golpe de Estado, una práctica muy común en Mauritania desde hace décadas. El propio Abdel Aziz, es un general que organizó un golpe de Estado contra el presidente Maauiya Uld Sid Ahmed Taya, en agosto de 2005, y en 2008 fue uno de los cabecillas que depusieron al jefe del Estado Sidi Uld Cheikh Abdallahi y al primer ministro Yahya Uld Ahmed El Waghef. Después de ese pronunciamiento militar, Abdel Aziz se autoproclamó presidente. Abdel Aziz, que se formó como oficial en la Academia Militar de Meknes (Marruecos), anunció su dimisión del Ejército y del Alto Consejo de Estado el 12 de abril de 2009 con el objetivo de poder presentarse a la elección presidencial del 6 de junio de ese año. Finalmente esos comicios no se llevaron a cabo y el actual presidente llegó a un acuerdo, en Dakar, con la oposición antigolpista para sacar el país adelantes. Este acuerdo desembocó en unas elecciones consensuadas que dieron el poder a Abdel Aziz. El actual presidente,  en contra de lo que hicieron anteriores dirigentes mauritanos, criticó abiertamente la política del Estado de Israel con los palestinos. Antes de su elección rompió relaciones diplomáticas con Tel Aviv.

Matanza en una mezquita

Por otra parte, según la agencia EFE, el pasado domingo, al menos 21 personas perdieron la vida al ser tiroteadas por hombres armados a las puertas de una mezquita en el Estado nigeriano de Kaduna, en el norte del país. El ataque fue llevado a cabo en el pueblo de Dogon Dawa, a unos 120 kilómetros de Kaduna, la capital del Estado del mismo nombre, cuando los fieles musulmanes abandonaban al rezo matinal del domingo. “Creemos que se trata de un ataque de ladrones en represalia por una redada contra la banda, en la que perdieron a varios de sus hombres, a manos de la Policía y un grupo de vigilancia ciudadana”, informó  el comisario de la Policía provincial, Olufemi Adenaike, en una rueda de prensa celebrada en la capital del Estado. El Estado norteño de Kaduna, de mayoría musulmana, ha sido escenario en repetidas ocasiones de ataques atribuidos a grupos islamistas radicales. El pasado mes de abril, durante la celebración de la Semana Santa cristiana, un coche bomba estalló en la zona comercial de Sardauna Crescent, en la ciudad de Kaduna, y provocó la muerte de al menos 38 personas.Desde 2009, cuando la Policía nigeriana acabó con el líder del movimiento extremista Boko Haram, Mohammed Yusuf, los grupos radicales han llevado a cabo una sangrienta campaña que ha acabado con la vida de unas 1.400 personas, según la organización de defensa de los derechos humanos Human Rights Watch. Nigeria sufre la amenaza terrorista y de bandas de delincuentes muy peligrosas. Este país africano es considerado uno de los territorios más peligrosos del mundo, junto con Honduras, El Salvador, Venezuela, Ruanda, Zambia y Malaui. Nigeria tiene unos  170 millones de habitantes. Unos 200 grupos tribales conforman el país, que sufre numerosas tensiones políticas, religiosas y étnicas. En Níger, cinco trabajadores humanitarios, cuatro de este país y uno de Chad, y el chófer de un vehículo que les acompañaba, fueron secuestrados en la localidad de Dakoro, en el sureste de ese país, según anunció un responsable local.