El PSOE se desploma en las elecciones vascas y gallegas

Correo Diplomático-Rabat

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, saluda a sus seguiodores

El PSOE sufrió un gran descalabro en las elecciones autonómicas en  el País Vasco  y Galicia que se celebraron el domingo, lo que coloca al líder de los socialistas, Alfredo Pérez Rubalbaca, en una situación delicada. El PSOE perdió de media más de 10 puntos en las dos comunidades. La primera  lectura de estos comicios deja claro que el desplome socialista refuerza al Partido Popular en Galicia y da un empujón al soberanismo vasco, sobre todo a los radicales de EH Bildu. El presidente Mariano Rajoy puede estar satisfecho de su victoria en Galicia, donde Alberto Núñez Feijóo consolida su poder, pero tendrá que calibrar muy bien lo que va a pasar en Euskadi, donde el bloque nacionalista sale reforzado. Lo más probable es que el PNV busque aliados en las filas radicales para emprender una aventura soberanista como la que se ha iniciado en Cataluña y la que intentó hace años el ex lehendakari Juan José Ibarretxe. Al Gobierno español le esperan momentos muy complicados y delicados, porque el fantasma del secesionismo territorial ha vuelto a hacer acto de presencia, y todo indica que irá creciendo en el futuro. La crisis económica, que ha puesto al descubierto las debilidades estructurales de España y los errores cometidos en los años de bonanza, incrementan el pulso político entre Madrid y los nacionalistas vascos y catalanes, pero el origen del problema está en la voluntad y el deseo de una parte sustancial de las poblaciones vasca y catalana de convertir a sus respectivos territorios en Estados soberanos integrados en la Unión Europea (UE). Los llamamientos a la unidad y al respeto de la Constitución y las leyes vigentes por parte del Gobierno de Rajoy, el PP y el PSOE son importantes y necesarios, pero no suficientes. Rajoy y las dos grandes fuerzas nacionales tendrán que adelantarse a los acontecimientos y encarar el problema con firmeza, pero también con una gran dosis de inteligencia política. Todo parece indicar que sin una estrategia adecuada por parte del Gobierno y sus aliados objetivos, las tensiones territoriales en España se incrementarán. En este contexto, la vía británica de diálogo y negociación parece más adecuada y civilizada que las tonterías de algunos políticos y periodistas de la derecha extrema llamando a la Guardia Civil o las Fuerzas Armadas a restablecer el orden en los territorios díscolos.  Por otra parte, el PSOE tendrá que impulsar una reflexión  interna de gran calado, si no quiere seguir perdiendo votos y apoyos. Algunos dirigentes socialistas, como el secretario general de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, y el ex alcalde de San Sebastián, Odón Elorza, ya han hecho llamamientos a la autocrítica y han pedido una renovación interna. Por su parte, la Ejecutiva del PSOE anunció que llevará a cabo las reformas necesarias para renovar el partido y superar la debacle electoral.

Resultado

El PP consigue mantener su gran poder en Galicia en un contexto de muy mala situación económica. Hace sólo tres años, el PP recuperó el Gobierno de la Xunta por un escaño (38); ahora consigue 41 diputados, aunque ha recibido menos votos. El PSOE de Galicia -el PSdG- pasa de 25 a 18 escaños. Los nacionalistas del BNG también retroceden e IU se queda como una fuerza política marginal. En Euskadi, donde ETA ya no aterroriza a la población, el PNV y EH Bildu logran casi el 60% de los votos, un hecho que no ocurría desde 1990, y consiguen 48 de los 75 diputados en el Parlamento de Vitoria. El PNV de Íñigo Urkullu pierde apoyos y escaños respecto a 2000, al pasar de 30 a 27 diputados, y los radicales vuelven a estar presentes en la vida política autonómica con un excelente resultado: 21 escaños. Las dos grandes fuerzas constitucionalistas, el PSOE y el PP, que consiguieron la mayoría absoluta en la anterior legislatura, pierden 12 diputados, y pasan a la oposición, después de haber gobernado juntos. Urkullu será con toda seguridad el próximo lehendakari. El 25 de noviembre. Cataluña celebrará elecciones autonómicas anticipadas.