Yanukovich conserva el poder en Ucrania

Evgueni Medvédev-Moscú

El presidente de Ucrania, Viktor Yanukovich, sigue teniendo el poder asegurado tras las elecciones legislativas.

El poderoso Partido de las Regiones (PR) del presidente Viktor Yanukovich se situó como el ganador de las elecciones legislativas en Ucrania, según todos  los sondeos postelectorales. Esta formación, que se caracteriza por su organización interna piramidal y su cercanía cultural y sentimental a Rusia, controla la vida política e institucional del país ex soviético de forma autoritaria. Yanukovich está en el punto de mira de Estados Unidos y la Unión Europea (UE), que lo acusan de haber organizado el encarcelamiento de la líder de la oposición y ex jefa del Gobierno, Yulia Timoshenko, y de convertir a Ucrania en un país autoritario con formas parlamentarias donde la corrupción y las mafias campan a sus anchas. Según los sondeos, el partido de Yanukovich consiguió más del 30% de los votos y 74 de los 225 escaños del Parlamento. “Está clarísimo que el Partido de las Regiones ha ganado ¿Está claro? Aquellos que no lo tengan claro serán unos pocos”,  afirmó el primer ministro y líder del PR. Nikolai Azárov. El ‘premier’ ucraniano aseguró que los comicios fueron  limpios, a pesar de las numerosas denuncias de fraude de la oposición. La  formación opositora de Timoshenko es Batkívschina. La ex primera ministra  votó en presencia de observadores de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), sin poder levantarse de la cama del hospital donde se encuentra internada  desde agosto pasado por motivos de salud. Batkívschina alcanzó, según un sondeo de SOCIS, el 24% de los votos y 58 escaños. “Cada uno debe luchar contra la dictadura como pueda. Por eso, me dirijo a todos los ucranianos: !Voten¡. Su alta participación puede ser un antídoto contra la falsificación”, manifestó Timoshenko antes de depositar su voto. La antigua musa de la revolución naranja que acabó con un gobierno corrupto y pro-ruso, en 2004,  cumple siete años de cárcel por haber cometido irregularidades en la firma de un acuerdo gasístico entre Minsk y Moscú. Asimismo, la recién fundada Alianza Democrática Ucraniana por las Reformas (UDAR) del campeón de los pesos pesados, Vitali Klitschkó, que expresó  su deseo de pactar con Timoshenko, obtuvo un resultado entre el 13 y el 15% de los votos. Los comunistas postsoviéticos, que suelen ser los aliados fieles de Yanukovich, también lograron un resultado similar, mientras que los nacionalistas de  Svoboda (Libertad), que suscribieron antes de los comicios  un pacto con Timoshenko, se colocaron en quinta posición,  al superar con un 11-13% el porcentaje mínimo (5%) para estar en la Rada Suprema (Parlamento). Nuestra Ucrania,  el partido del ex presidente Víctor Yushenko,  apenas consiguió el 1,3% de los sufragios.

Hegemonía asegurada

Aunque Yanukovich tendrá que esperar un poco para saber si una alianza de su partido con los comunistas le dará mayoría absoluta o simple en la vida parlamentaria, todo indica que la fuerza dominante del PR seguirá manteniendo su hegemonía en el país. Desde Batkívschina, la lectura es bien distinta, porque según su cabeza de lista, Arseni Yatseniuk, los comicios “han dejado bien claro que el pueblo de Ucrania apoya a la oposición y no al poder”. Para que esto fuera cierto, los opositores tendrían que conseguir casi un centenar de circunscripciones, resultado que parece prácticamente imposible dado el férreo control territorial por parte del PR, que asegura el poder a las oligarquías regionales al servicio del jefe del Estado. Las legislativas son un ensayo para las elecciones presidenciales de 2015. Si Yanukovich ganará esta batalla electoral podría reformar la Constitución para de esta forma lograr que sea la mayoría parlamentaria, y no los ucranianos por sufragio directo en las urnas, la que elija al jefe del Estado. La UE  advirtió a Viktor Yanukovich  que las elecciones legislativas iban a ser una prueba de fuego  “del compromiso democrático del país, donde tanto el Gobierno como la oposición han expresado su deseo de ingresar” en el club comunitario. Por otra parte, el Partido Socialdemócrata de  la ex república soviética de Lituania fue la formación más votada en las dos vueltas  de las elecciones legislativas al alcanzar los 38 diputados. En segundo lugar se colocó  el populista  Partido del Trabajo con 30 escaños, y en tercera posición el derechista Orden y Justicia con 11. Ambas formaciones serán los aliados de los socialdemócratas, según los observadores. La Unión por la Patria del primer ministro, Andrius Kubilius, y sus aliados democristianos fueron los grandes perdedores de las elecciones en un país cansado de cuatro años de austeridad económica.

Represión en Moscú

Mientras, en Moscú, el líder del Frente de Izquierda, Sergei Udaltsov, el bloguero anticorrupción Alexei Navalni y el dirigente del movimiento político Solidarnost (Solidaridad), Ilia Yashin, fueron detenidos el pasado sábado durante una manifestación de la oposición no autorizada celebrada en la capital rusa, según informó  un portavoz de la Policía. Los dirigentes opositores fueron arrestados “por perturbación del orden público”. La protesta pretendía denunciar la situación de los presos políticos y tuvo lugar entre la sede del Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB) y el edificio  del Comité de Investigación de Rusia. Por otra parte, la UE y el Alto  Comisiomnado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) pidió a Ucrania que investigue el caso del ciudadano ruso Leonid Razvozzháiev, que fue secuestrado en Kiev el 19 de octubre cuando solicitaba asilo político y que reapareció en la noche del 21 de octubre, más de dos días después, en Moscú como detenido de la Policía rusa.