Occidente condena a Yanukovich

Evgueni Medvédev-Moscú

Evegenia Timoshenko, hija de la ex jefa del Gobierno y líder de la oposición ucraniana, Yulia Timoshenko, defiende la huelga de hambre que ha iniciado su madre para denunciar el fraude electoral

Occidente no acepta los resultados de las elecciones legislativas en Ucrania, que dieron la victoria al poderoso Partido de las Regiones (PR) del presidente Viktor Yanukovich, un político autoritario y populista que procede del antiguo régimen soviético y se caracteriza por sus afinidades con Rusia. La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) considera que los aparatos del Estado manipularon los resultados electorales para que el PR pudiera ganar los comicios. La oposición a Yanukovich ya había denunciado la existencia de un fraude electoral. “Teniendo en cuenta los abusos del poder y el papel excesivo del dinero en esta elección, todo indica que los progresos democráticos que se observaron han retrocedido en Ucrania”, hizo saber la representante de la OSCE Walburga Habsburg Douglas en un comunicado. Esta responsable de la OSCE, haciendo alusión a la ex jefa del Gobierno y líder opositora Yulia Timoshenko, que está en prisión tras haber sido condenada a siete años de internamiento por abuso de poder, indicó que “no tendríamos que ir a la cárcel para tener noticias de importantes figuras políticas del país”. Ucrania eligió el pasado domingo a los 450 diputados de la Rada Suprema (Parlamento) después de una campaña en la que la oposición no tuvo las mismas oportunidades que el partido gobernante. Los resultados oficiales no definitivos dieron más del 34% de los sufragios al PR, 22,46% a la alianza opositora Batkívchtchina y 14,83% a los comunistas aliados de Yanukovich. El partido Udar del famoso boxeador Vitali Klitschko obtuvo el 11,79% y la formación nacionalista Svoboda (Libertad) el 8,68%. Aunque todavía no se ha hecho el recuento del 100% del escrutinio, todo indica que el partido de Yanukovich formalizará una alianza con los comunistas y se mantendrá cómodamente en el poder. Estados Unidos también expresó su descontento por el proceso electoral en Ucrania. El Departamento de Estado difundió un comunicado oficial en el que denunció “irregularidades masivas” en los comicios, lo que, a su juicio, significa “un paso atrás” en la democratización de Ucrania.

Huelga de hambre

Yulia Timoshenko expresó su descontento por los resultados electorales declarándose en huelga de hambre. Desde la cama del hospital donde se encuentra ingresada  desde el pasado mes de  agosto debido a una hernia discal, la que fuera primera ministra y líder de la Revolución Naranja que en 2004 acabó con un gobierno corrupto y pro-ruso, condenó a   las autoridades   y llamó a la desobediencia civil. “Empiezo una huelga de hambre para protestar por la falsificación de las elecciones”, anunció Timoshenko en una declaración leída por su abogado, Sergui Vlassenko. Por su parte, la hija de la ex líder revolucionaria, Evegenia Timoshenko, manifestó que “mi madre lucha porque sabe que los descontentos son más del 50%”. En declaraciones al diario español El Mundo, Evegenia Timoshenko dijo: “Están robando las elecciones, ahora mismo mientras estamos hablando están peleando por quedarse con cada acta durante el recuento. Mi madre está mal de salud, pero está decidida a ir hasta el final a no ser que haya un dictamen imparcial en los colegios en los que, según el recuento paralelo, la oposición ha ganado”.