La mayoría de los amercianos prefieren una victoria de Obama

Ahmed Chabi-Rabat

Barack Obama, en la foto reunido con un grupo de damnificados del huracán Sandy, es el candidato a la presidencia de Estados Unidos preferido por los votantes

Una mayoría de ciudadanos estadounidenses, el 54%, prefieren que Barack Obama gane las elecciones presidenciales del próximo 6 de noviembre, según los resultados de un sondeo del Instituto Gallup. Por el contrario, sólo el 34% de los votantes apoyará en las urnas al candidato de los republicanos, Mitt Romney. Según este sondeo, los electores demócratas que confían en una victoria de Obama son más numerosos que los republicanos. “Aproximadamente el 86% de los electores demócratas creen en la victoria de Barack Obama, mientras que la parte de los electores republicanos persuadidos de la victoria de Romney roza el 71%.  Una mayoría de electores independientes creen igualmente en la victoria de Obama (52%) contra 33% para Romney”, indica el Instituto Gallup. Otras encuestas realizadas en los últimos días dieron una ligera ventaja para el presidenciable republicano o un empate entre los dos candidatos. El sondeo de Gallup fue realizado el 27 y 28 de octubre, es decir antes de que el huracán Sandy asolara la costa este de los Estados Unidos. Los observadores políticos y los medios afines al Partido Demócrata estiman que la popularidad de Obama ha aumentado notablemente debido a su actuación ante los desmanes climatológicos de Sandy. Obama interrumpió durante varios días su campaña electoral como muestra de solidaridad con los damnificados del temporal. En su calidad de presidente y comandante en jefe, el inquilino de la Casa Blanca supo sacar partido del drama provocado por el huracán Sandy, que se ha cobrado la vida de más de 70 personas y desencadenado enormes daños materiales y económicos. Obama, que de por sí es una persona de trato agradable, se reunió con muchas víctimas de la catástrofe, pero lo supo hacer con dignidad, sin artificiales baños de masas. Trabajó codo a codo con el gobernador de New Jersey, Chris Christie, que es republicano, porque este territorio es un Estado muy afectado por Sandy.

Sin populismo

Olvidándose de su etiqueta de demócrata, Obama supo ser el presidente de todos los estadounidenses cuando dijo:  “Quiero que estén seguros de que el gobernador está trabajando tiempo extra para que todos puedan reanudar su vida normal. El país entero ha visto lo que ha ocurrido y cómo New Jersey ha sido afectado”. Obama  cuidó mucho las formas para evitar que sus adversarios lo acusaran de oportunista y populista y de querer manipular políticamente el dolor. El candidato republicano, Mitt Romney, también suspendió actos de campaña, pero reanudó rápidamente  la plena actividad, por ejemplo, con tres mítines en Florida, uno de los Estados decisivos para la cita en las urnas del 6 de noviembre. Nevada, Colorado y Wisconsin esperan a Obama, y en los próximos días los dos candidatos se pelearán a brazo partido con el objetivo de conquistar la Casa Blanca.