Argelia pide a Francia que se “arrepienta” por sus crímenes coloniales

Jean-Claude Dufour-París

Un grupo de argelinos se manifiestan por las calles de Argel pidiendo la independencia de su país. Las autoridades argelinas exigen a Francia que se “arrepienta” de los crímenes que cometió en Argelia

El esfuerzo que ha hecho el presidente de Francia, François Hollande, por reconocer los crímenes que cometió su país durante la guerra de liberación nacional que llevaron a cabo los argelinos entre 1954 y 1962 no son suficientes para Argel. Hollando reconoció públicamente la “represión sangrienta” que llevó a cabo la Policía francesa durante una manifestación del Frente de Liberación Nacional argelino (FLN) en las calles de París, el 17 de octubre de 1961. Decenas de manifestantes fueron asesinados por las fuerzas de seguridad, y hasta hace unas cuantas semanas, jamás el Estado francés había asumido su responsabilidad en esa matanza. Hollande pensó que las autoridades argelinas iban a darle las gracias por su decisión política, que fue criticada por la derecha y grupos de antiguos repatriados de Argelia. Pero no ha sido así, y ahora Argel pide a París que se “arrepienta” por el “conjunto de los crímenes coloniales “ que cometió Francia en Argelia. Con motivo del inició de la guerra por la independencia en Argelia, el 1 de noviembre de 1954, el ministro de Asuntos Exteriores, Mohamed Cherif Abbas, declaró que los ciudadanos de su país “quieren un reconocimiento franco de los crímenes perpetrados contra su pueblo”. Por su parte, Faruk Ksentini, presidente de la Comisión Nacional Consultiva de Promoción y de Protección de los Derechos del Hombre, manifestó que “la colonización fue un crimen masivo del cual Francia tiene que arrepentirse si pretende establecer con Argelia verdaderas relaciones”. Amar Bentumi, primer ministro de Justicia de la Argelia independiente, calificó de “insuficiente” que Hollande hubiera reconocido la responsabilidad del Estado galo en la matanza del 17 de octubre de 1961 en París, y pidió a Francia que “restituya los bienes saqueados” a su país.

Prudencia de Buteflika

Para el presidente de la Fundación 8 de marzo de 1945, Abdelhamid Salakdji, “viendo todos los crímenes cometidos entre 1830 y 1962, el reconocimiento de François Hollande no es suficiente”. El presidente argelino, Abdelaziz Buteflika, jamás se ha atrevido a pedir semejantes disculpas a Francia por su pasado colonial en Argelia, pero el ministro de los Mujahidines (combatientes), que obedece al jefe del Estado, anunció que Francia tendrá que indemnizar a Argelia por los crímenes que cometió. El vicepresidente del partido islamista MSP, Abderrezak Makri, expresó su convencimiento de que “hay un consenso en el seno del Gobierno” en torno a esta cuestión, aunque Buteflika todavía no la haya hecho pública. El historiador Hasan Remaun lo duda, porque cree que “de los dos lados seguirán siendo pragmáticos. El presidente Buteflika tiene que contentar a la sociedad civil, pero también tendrá que seguir teniendo contactos normales con Francia”. En su relación con Francia, Buteflika suele ser prudente, porque sabe que la antigua metrópoli colonial es un socio clave para las relaciones diplomáticas de Argelia. Por su parte, François Hollande es consciente de que si quiere alcanzar  un acuerdo estratégico con Argelia, que es un país inmensamente rico en hidrocarburos y desempeña un papel fundamental en la lucha contra el terrorismo en el  norte de África, antes tendrá que dar más pasos decisivos en el reconocimiento de los crímenes que cometió su país durante el largo periodo colonial.