Haití pide solidaridad internacional después del huracán Sandy

Carlos Zamorano-México DF

Haití es el país más pobre y atrasado de América Latina, y es por eso que no puede hacer frente a los daños materiales causados por el huracán Sandy

Los daños materiales y humanos que ha causado el huracán Sandy en la costa este de Estados Unidos han abierto telediarios y periódicos durante días. Estados Unidos, el país más potente del mundo capitalista desarrollado, ha estado, y sigue estando, en el candelero informativo internacional. Sin embargo, muchos medios apenas han comentado que el temporal que golpeó con tanto dramatismo la costa este de los Estados Unidos y ciudades tan emblemáticas como Nueva York, antes asoló  el Caribe y países como Haití, que es el territorio más pobre, atrasado y desigual de América Latina. Haití no tiene medios para hacer frente a una catástrofe natural de esta envergadura, ni capacidad para conmover a la comunidad internacional, como sí lo ha sabido y podido hacer Estados Unidos. El huracán Sandy, a su paso por Haití, provocó la muerte de más de 50 personas y devastó la agricultura y la endeble red viaria de este pobre país. Los datos materiales evaluados por las autoridades ascienden a más de 104 millones de dólares.  Por ello, una semana después, las autoridades haitianas hicieron un llamamiento a la “solidaridad internacional” para superar los males del temporal. El primer ministro del país caribeño, Laurent Lamothe, señaló que ese llamamiento es “para ayudar a las poblaciones, y para ayudarnos a completar nuestros esfuerzos para salvar vidas y bienes”. El ministro de Agricultura, Jacques Tomas, informó de que “varios miles de kilómetros de carreteras agrícolas han sido destruidos, y miles de cabezas de ganado se han ahogado. Las aguas han destruido miles de hectáreas de plantaciones”. Por su parte, la ministra de Sanidad Pública, Florence Guillaume, presentó una situación alarmante y confirmó que han aumentado los casos de cólera en las zonas afectadas por Sandy. Unas 500.000 personas podrían estar contagiadas. La situación es “escalofriante”, dijo el primer ministro. Y “no cabe duda de que no tenemos los medios suficientes” para hacer frente a dicha catástrofe ambiental, agregó el jefe del Gobierno.

Ayuda humanitaria

El Gobierno haitiano informó de que la ayuda humanitaria ya ha empezado a llegar al país caribeño. México ha ofrecido ayuda alimentaria a Haití y Venezuela  ha propuesto la construcción de 5.000 viviendas, mientras que Francia muestra su disposición a reconstruir siete puentes cuyas estructuras han sido dañadas por Sandy. El Gobierno del país más pobre del hemisferio occidental todavía no ha podido solucionar los problemas causados por el  terremoto que golpeó Haití en  2010. El huracán Sandy también afectó a  Cuba, República Dominicana, Jamaica y Bahamas . El paso de Sandy por el Caribe llegó en el peor momento a Haití, porque es una época de cosecha,  y el ciclón destruyó campos de cultivo, infraestructura y campamentos, donde aún viven cerca de 300.000  personas tras el terremoto de 2010.