Argelia-España, socios privilegiados frente a la crisis

Por Pedro Canales-Madrid (artículo publicado en el diario online El Imparcial)

España y Argelia se han convertido en socios privilegiados para hacer frente a la crisis. En la foto, el rey de España, Juan Carlos I, abraza al presidente de Argelia, Abdelaziz Buteflika, durante una visita oficial del monarca al país norteafricano

El ministro de Industria argelino, Cherif Rahmaniha, ha realizado una visita de trabajo de varios días en España acompañado de una importante delegación empresarial, tanto del sector público como del privado. Objetivo del viaje: reforzar y ampliar el partenariado estratégico entre los dos países y abrir nuevos capítulos a la cooperación bilateral. Las discusiones con su homólogo español, José Manuel Soria, han permitido hacer un balance del nivel alcanzado en la cooperación bilateral y han abierto nuevos horizontes para las empresas españolas. Las energías renovables, en las que España se encuentra a la cabeza en Europa, han ocupado un lugar importante en las discusiones.

El ministro argelino ha querido exponer de primera mano a sus interlocutores españoles, del gobierno y del mundo empresarial, la nueva visión de las inversiones extranjeras en Argelia. En lugar de la política de privatizaciones y de inversiones directas practicada en el pasado, el nuevo gobierno de Abdelmalek Sellal, pone el acento en la asociación, el partenariado, la empresa mixta. “Contra lo que se piensa, el marco legislativo actual de 51/49 (que obliga al empresario extranjero a asociarse en minoría con el correspondiente argelino) no es un impedimento, ya que el emprendedor foráneo puede tener el control de la gestión y del funcionamiento de la empresa constituida”. Además, en la nueva ley de Presupuestos del Estado, comienza a vislumbrarse una modificación de dicha normativa, que ha supuesto hasta ahora un freno sicológico para el empresario español que quería entrar en el mercado argelino, comentan fuentes del entorno del ministro Rahmani.

La visita de la delegación gubernamental y empresarial argelina coincide con la celebración en España de una Semana de amistad hispano-argelina conmemorativa del 50 aniversario de la Independencia del país norteafricano. La institución “Casa Árabe” ha dado el marco idóneo para los actos de la Semana de amistad, culturales, musicales, conferencias, exposiciones fotográficas y mesas redondas, y ha permitido al organismo que dirige el diplomático Eduardo López Busquets, de situarse como puente entre las dos riberas del Mediterráneo.

Uno de los actos más significativos de la Semana y en el marco de la visita del ministro Rahmani, lo ha constituido la realización del Foro Económico bilateral en Caixa-Forum. Representantes de 400 firmas argelinas y de 300 españolas han debatido abiertamente de las oportunidades de inversión que ofrece el país norteafricano para las empresas españolas. El gobierno de Argel se encuentra en estos momentos frente a un desafío importante, de cuyo resultado derivarán consecuencias de gran alcance tanto para su economía como para la participación de sus socios internacionales en el crecimiento sostenido.

“Argelia en estos momentos dedica una gran parte de sus recursos financieros a pagar las importaciones de productos alimenticios y bienes de consumo”, expuso ante un nutrido público de empresarios, funcionarios, políticos y académicos, el ministro de Industria Rahmani. “Sin embargo, nuestro objetivo es reducir progresivamente las importaciones y la dependencia hacia el exterior”. Todo un programa cuyas consecuencias afectarán a sus relaciones con los socios internacionales, entre ellos España.

Reda Hamiani, el presidente del Foro de Empresarios argelinos, fue directo al grano: “Lo que esperamos de nuestros amigos españoles es la capacitación técnica y la organización de la gestión de empresas”. El dirigente de la organización patronal más representativa del país hizo un llamamiento directo a las empresas españolas a volcarse en Argelia, “de igual a igual, y en beneficio mutuo”. Sin embargo insistió en que hay que pasar página a la etapa de las importaciones, cuando las firmas españolas “muy competitivas” se limitaban a vender sus productos en el mercado argelino. “El objetivo hoy es diferente: construir empresas mixtas de derecho argelino, compartidas entre socios de ambas riberas”, tanto para el mercado interno de Argelia en pleno crecimiento, como para licitar en el mercado internacional, árabe y africano principalmente.

Un ofrecimiento seguido muy atentamente por los representantes de empresas españolas presentes en el Foro. Hamiani anunció además el ofrecimiento excepcional de Argelia a España de crear una Zona Industrial específica para las empresas españolas, que podrán disponer de terrenos con 99 años de usufructo, y una serie de ventajas financieras y fiscales muy atractivas. “Realmente nos da mucha pena y lo sentimos mucho cuando vemos que empresas españolas muy competitivas y con gran experiencia se ven obligadas a cerrar debido a la crisis. No lo hagan, vengan a Argelia; les recibiremos con los brazos abiertos”, exclamó el jefe de la patronal argelina.

Uno de los objetivos del Foro Económico bilateral ha sido el de animar a las PYMES a involucrarse mas en el tejido de relaciones recíprocas. Las grandes empresas españolas de la energía, de la construcción, del sector químico o de transportes, ya están presentes en Argelia; pero las pequeñas y medianas firmas tienen un campo de intervención muy amplio.

Cherif Rahmani insistió en su intervención de apertura de las jornadas en situar la cooperación y participación españolas en Argelia dentro del marco del Plan quinquenal 2010-2014, para el que el Gobierno tiene presupuestados 286 mil millones de dólares. Además de las grandes infraestructuras y de la mejora de los servicios públicos, que movilizarán 116.000 millones de dólares, el capítulo de las PYMES y del desarrollo industrial, dispondrá de un presupuesto cercano a los 50.000 millones de dólares, y en el mismo están previstos miles de proyectos en los que las empresas mixtas hispano-argelinas tienen cabida.

Por su parte Abdelkrim Mansuri, director general de la Agencia Nacional de Desarrollo de las Inversiones (ANDI), un organismo oficial argelino dedicado a facilitar las inversiones de empresas extranjeras en Argelia y la implantación de las firmas en el mercado local, anunció que de los 35 proyectos de inversión españoles presentados a la ANDI, 27 ya han sido realizados por un montante de 2.000 millones de dólares. Las nuevas empresas españolas se vienen a añadir a las 220 ya implantadas en Argelia, de las cuales el 41% en el sector inmobiliario. Mansuri apuntó los sectores en los que la asociación hispano-argelina pueden ser mutuamente beneficiosos: mecánica, electricidad, textil, marroquinería, industria farmacéutica y metalúrgica, así como la pesca y construcción naval.

La Semana ha permitido al mismo tiempo un principio de acercamiento entre ambas sociedades, no sólo en el terreno político y económico, sino en el cultural y lingüístico. El embajador argelino en España, Mohamed Haneche, recordó en su alocución de clausura de la Semana de Amistad, que el Gobierno de Argel ha hecho notables esfuerzos en los últimos años para promover la lengua española en el país. “Hay tres Universidades, Tlemcen, Oran y Mostaganem, de las que ya han salido 500 titulados superiores en lengua española”, observó el diplomático. “Esperamos y deseamos que por parte de nuestros socios, concretamente de España, haya la misma reciprocidad”.

El acercamiento entre las dos sociedades, que aun se desconocen mutuamente, es un desafío común. Para ello, entre otras actividades, es necesario revisitar la historia de las relaciones bilaterales, rica y densa desde hace siglos. Algo a lo que el Foro de Amistad Hispano-Argelino, que se presentó en las jornadas y organizó una mesa redonda en la jornada de clausura de la Semana, se propone participar. El Foro de Amistad, que reúne intelectuales, académicos, periodistas y empresarios, espera tener su homólogo en Argel, y dar un impulso a la cooperación estratégica entre los dos países.

Paralelamente al desarrollo de la Semana de amistad hispano-argelina, el Foro que dirige el catedrático de Relaciones Internacionales de la Universidad Complutense de Madrid, Antonio Marquina, realizó un seminario en la Facultad de Ciencias Políticas de Madrid, sobre la seguridad alimentaria, un desafío al que se van a ver confrontados ambos países, España y Argelia, y que abre nuevos capítulos para la cooperación bilateral.