Una ONG denuncia la explotación infantil en Marruecos

Dunia Benjadra-Rabat

La ONG norteamericana Human Right Watch (HRW) denuncia en un informe la explotación infantil en el servicio doméstico en Marruecos

La ONG norteamericana Human Right Watch (HRW) denuncia en un informe la explotación infantil en el servicio doméstico en Marruecos, que es una de las graves lacras sociales que sufre el país norteafricano, y pide a las autoridades que adopten “medidas importantes” para la protección de este colectivo. Bajo el título revelador de ‘Una servidumbre solitaria: El trabajo de los niños criados en Marruecos’, el informe de HRW pone de manifiesto que la explotación infantil en el servicio doméstico es un grave problema. HRW reconoce que el número de menores que trabajan en ese sector ha disminuido respecto al informe que elaboró la ONG en 2005. Pero aún así, según HRW, “muchas niñas son explotadas, maltratadas y forzadas a trabajar largas horas por salarios muy bajos”. Así lo asegura Jo Becker, directora y defensora de los menores en la división de los Derechos de los Niños en HRW. La ONG denuncia que la mayoría de las niñas criadas trabajan 12 horas diarias y siete días a la semana y cobran un salario insignificante, menos de 100 dirhams, es decir por debajo de los nueve euros. “Trabajan en domicilios privados y la mayoría de estas niñas viven en condiciones terribles, pero no saben a quién dirigirse para obtener ayuda”, declaró Jo Becker. Una de estas menores entrevistada por HRW explicó, según dijo Becker, que “a veces trabaja a partir de las seis de la mañana hasta las doce de la noche, y no tiene ningún día de descanso. Además, su empleador le pega bastante a menudo”. “Trabajar no me molesta, pero lo que es duro es que me peguen y no me den bastante comida”, contó esta niña  a la ONG norteamericana.

Resolver el problema

HRW recuerda que el Código del Trabajo en Marruecos sólo autoriza una semana laboral de 44 horas, y emplear a niños está prohibido, aunque sea una práctica muy extendida y que goza de cierta tolerancia social. Las autoridades llevan varios años haciendo campañas en contra de la explotación infantil y algunas ONG trabajan duro contra esta lacra. Los resultados de esta nueva situación no se han hecho esperar: entre 1991 y 2011, el número de niños que trabajan en el servicio doméstico ha pasado de 517.000 a 123.000. No obstante, HRW lamenta que las medidas adoptadas por el Gobierno marroquí para disminuir el trabajo infantil todavía estén “lejos de las normas internacionales”, porque no contemplan disposiciones importantes como el horario de trabajo y el sueldo mínimo. La ONG también critica la mala aplicación de la ley.