Marruecos está muy mal situado en libertad de prensa

Ahmed Chabi-Rabat

El ministro de la Comunicación marroquí, Mustafá el-Khalfi, reconoce que Marruecos está mal situado en materia de libertad de prensa

Marruecos ha dado pasos importantes en el terreno de la democratización y la situación de los derechos humanos, aunque dista de ser perfecta, es mejor que en la mayoría de los países árabes. Pero en el ámbito de la libertad de prensa, Marruecos tiene que hacer todavía grandes esfuerzos por alcanzar una situación democráticamente aceptable. Lo reconoció hace unos días en un coloquio, en Rabat, el propio ministro de la Comunicación, Mustafá el-Khalfi. Organizado por el Centro de Estudios y de Investigaciones en Ciencias Sociales (CERSS), el seminario ‘La libertad de prensa ante su evaluación’ debatió durante dos días los métodos para calcular el índice de libertad de prensa en los países en presencia de responsables de las ONG Reporteros Sin Fronteras (RSF) y Human Rights Watch (HRW. El titular de Comunicación marroquí consideró que “sin una prensa libre y responsable” no puede haber verdadera democracia en un país. Algunos participantes destacaron que Marruecos está en “peor situación” que otros países de África del Norte y el ministro de la Comunicación aseguró que el Gobierno de Abdelilah Benkirane trabaja sobre “un cuadro jurídico” en la óptica de una ley sobre la libertad de prensa. En la clasificación que hizo RSF sobre la libertad de prensa en el mundo en 2011, sobre un total de 179 países evaluados, Marruecos ocupa el puesto 138. Por su parte, HRW criticó a las autoridades marroquíes por su falta de voluntad política para potenciar el espacio de la libertad de prensa, y exigió a Rabat que “deje de controlar la manera en que los periodistas cubren los temas sensibles”. La ONG se refirió al cierre prolongado de la oficina de la cadena de televisión catarí Al-Jazira en Rabat y a la recienta retirada de la acreditación al periodista de la agencia AFP Omar Bruksy.

Protesta de periodistas

Por otra parte, hace unos días, decenas de periodistas marroquíes se concentraron ante la sede del Ministerio de Justicia, en Rabat, para protestar contra la violencia policial contra trabajadores de medios de comunicación que cubrían una manifestación. Junto a los periodistas, acudieron también a la protesta militantes de organizaciones pro-derechos humanos. Ambos colectivos hicieron un llamamiento al respeto de la libertad de prensa y de expresión. Los manifestantes denunciaron la brutalidad de la Policía contra una manifestación del Movimiento 20 de Febrero  a favor de reformas políticas y sociales en Casablanca en la que varios periodistas fueron agredidos y resultaron heridos. Fue el caso de Lahcen Usimuh, periodista en el diario Al Ahdath Almaghribia. “El comportamiento de la Policía respecto a los periodistas es una violación a todos los niveles de las normas constitucionales y jurídicas”, estimó el Sindicato Nacional de la Prensa de Marruecos (SNPM). El propio ministro de la Comunicación pidió disculpas a los periodistas por esos hechos. A mediados del pasado mes de octubre, el SNPM ya había denunciado violencias policiales contra periodistas durante la dispersión de una manifestación de trabajadores del Ministerio de Justicia en Casablanca.