Rusia amenaza a Europa con subir el precio del gas si se abre una investigación sobre Gazprom

Evgueni Medvédev-Moscú

Rusia amenaza a Europa con subir el precio del gas si se abre una investigación sobre la empresa pública Gazprom

La Unión Europea (UE) no gana para disgustos. Inicia en Bruselas una cumbre para ver si se pone de acuerdo sobre un presupuesto comunitario para el periodo 2014-2020 recortado debido a la crisis. Será difícil llegar a un compromiso, porque los países contribuyentes netos, como Alemania y el Reino Unido, reclaman aún más austeridad  en línea con lo que se defiende oficialmente en Bruselas, y los beneficiarios de las ayudas europeas, como España, tratarán de limitar el alcance de las rebajas. Si la UE lo tiene difícil en esta cumbre, tampoco lo tiene fácil en otros frentes, como el ruso. El viceprimer ministro ruso, Arkadi Dvorkovitch, ha amenazado a Bruselas con subir el precio del suministro de gas a los países europeos que lo necesitan si la UE sigue empeñada en investigar a Gazprom, la gran empresa estatal rusa que controla la producción y comercialización del gas. Dvorkovitch lanzó esta amenaza veladamente al decir a la Europa comunitaria  que se atenga a “las consecuencias” . El pasado mes de octubre, la Comisión Europea abrió una investigación contra Gazprom, porque sospecha que esta oligopolio ruso ha llevado a cabo actividades contra la libre competencia  y ha manipulado los precios del gas en varios países de Europa central y oriental miembros de la UE. Muchos de estos países de la antigua Europa comunista, como Polonia, pero también de Europa occidental dependen en gran medida del gas ruso para poder mantener a flote su funcionamiento económico. El grupo público ruso asegura un cuarto del consumo de gas europeo, y el vicepresidente de esta empresa, Alexandre Miller, se preguntó si la investigación de la UE no es un freno para las exportaciones de gas ruso a esa parte del mundo. Países importantes como Francia, Alemania, Reino Unido e Italia mantienen una excelente relación con Rusia, y sus críticas al autoritarismo del presidente Vladimir Putin se sitúan por debajo de los  intereses económicos que tienen que defender. Moscú utiliza el gas y el petróleo como arma de presión política y económica contra Europa occidental y los países que fueron satélites de la URSS. Por todo ello, en una entrevista con el diario Komersant, Arkadi Dvorkovitch dejó claro que “si hay consecuencias para nostros [por el asunto de Gazprom] también habrá consecuencias para ellos [para la UE]”. España no es dependiente de Rusia, porque compra el gas y el petróleo a Argelia y otros países africanos y latinoamericanos.

Europa necesita del gas ruso

El viceprimer ministro ruso advirtió que “en primer lugar, Gazprom tiene gas, y Europa, de todos modos, necesita de este gas. Si por razones relacionadas con su regulación, Gazprom no puede entregar las cantidades pedidas, esto significará que los precios aumentarán en Europa”. “De momento, las posiciones están muy alejadas” y “las negociaciones no son fáciles”, pero “tenemos que arreglar esto a largo término”, dijo Arkadi Dvorkovitch. “O seguimos las reglas del mercado, y entonces los reguladores no tienen que meterse donde no les llaman y hay que dejar a Gazprom y a las sociedades consumidoras que lleguen a acuerdos entre ellos”, indicó Dvorkovich.