Marruecos es menos pobre, pero más obeso

Dunia Benjadra-Rabat

Marruecos es menos pobre que hace unos años, ha mejorado la alimentación de la población, pero casi el 18% de los marroquíes sufren de obesidad

Marruecos es menos pobre que hace  unos años y ha realizado un progreso en el terreno de la salud y la alimentación, pero la obesidad, como ocurre en los países occidentales desarrollados, amenaza a millones de marroquíes. Así lo revela el Estudio Nacional sobre Antropometría (ENA) de 2011 que acaba de hacerse público. La investigación  indica una evolución en los índices de salud y nutrición de los niños marroquíes. En general, los niños están mejor alimentados que hace unos años. Según datos oficiales, sólo el 3,1% de los menores de edad sufren problemas graves de desnutrición, lo que es un índice muy por debajo de la media mundial (16%) y de los países en vías de desarrollo (18%). También ha mejorado el nivel escolar de los niños y las condiciones de vida de las familias más pobres han progresado. La otra cara de la moneda es que la obesidad ha ganado terreno en el país. 3,6 millones de marroquíes de más de 20 años (17,9% de la población) sufren de esta enfermedad. El 34,9% de los obesos viven en en el medio urbano, 30,8% son varones y 34,7% son mujeres. La situación de pre-obesidad afecta a una población que varía entre 4,5 millones y 6,7 millones de personas.  El índice de obesidad se agrava con la edad y la inactividad física; afecta al 5,2% de los jóvenes entre 20 y 24 años y al 25,7% de los adultos entre 45 y 59 años.

Cambios sociales

Según el estudio, los cambios económicos y sociales, como la mejora del nivel de vida de la población y la transformación de la estructura familiar hacia una célula más reducida, son factores que favorecen a la obesidad. El informe señala también que la pobreza extrema se ha reducido considerablemente en las ciudades y se ha convertido en un problema fundamentalmente rural. Esa pobreza, entre 2004 y 2011, se ha reducido del 8,4% al 2,3% en el medio urbano y del 54,2% al 20,2% en el medio rural. Por otra parte, según la ONU, dos millones de marroquíes (5,5%)  siguen sufriendo de la subalimentación. La situación en Argelia, Túnez y Libia es ligeramente mejor, ya que la subalimentación sólo golpea al 5% de la población.