El periodismo en América Latina es una profesión peligrosa

Carlos Zamorano-México DF/Elvira García-Buenos Aires

Los asesinatos, los secuestros y las torturas hacen parte de los peligros que acechan a los periodistas de muchos países de América Latina. El cartel de la foto, editado con motivo del Día Mundial de la Libertad de Prensa, refleja estos problemas

Ser periodista en América Latina es peligroso. Los asesinatos, los secuestros y las torturas hacen parte de los peligros que acechan a los periodistas de muchos países. El pasado mes de octubre, dos periodistas brasileños fueron asesinados  en diferentes regiones de ese país, una estudiante de periodismo fue secuestrada, torturada y amenazada de muerte en Honduras y un periodista radiofónico boliviano y su técnica  escaparon por los pelos de morir abrasados por el fuego durante el incendio que se produjo en la emisora donde trabajan, que fue una agresión. La frontera entre Brasil y Paraguay es considerada una zona de alto riesgo para la cobertura periodística, por tratarse de un territorio sin ley donde florece el contrabando de armas y drogas. Los medios y periodistas que se atreven a denunciarlo saben que corren peligro. Brasil se ha convertido en uno de los países de América Latina  más peligroso para los periodistas, junto a México y Honduras. En Brasil, este año fueron asesinados otros ocho periodistas. En Bolivia, el periodista que fue víctima de un atentado en la emisora de radio donde trabaja, Fernando Vidal, propietario de Radio Popular de Yacuiba,  denunció que sus atacantes le dispararon tres veces antes de rociarle con gasolina y prenderle fuego, y acusó de este hecho criminal al partido del alcalde del municipio, Carlos Bru, el Poder Autonómico Nacional (PAN). El alcalde rechazó las acusaciones y emplazó a Vidal a demostrar su denuncia ante los jueces. El periodista agredido  y su equipo venían realizando denuncias sobre corrupción, contrabando y narcotráfico en Yacuiba, una población de unos 100.000 habitantes en la frontera de Bolivia con Argentina. En México, Adela Jazmín Alcaraz López, conductora de noticias en Canal 12, en la ciudad de Rioverde,  en San Luis Potosí,  fue declarada  como desaparecida por la Fiscalía del Estado, al no tener conocimiento de ella desde el pasado 26 de octubre. Según varios medios locales, la madre de la periodista,  Enriqueta López Chávez,  informó de su desaparición el 29 de octubre ante el Ministerio Público. Después, el fiscal Miguel Ángel García indicó que se encuentran investigando y dijo desconocer si se trata de un secuestro o extorsión. Según el sitio Web revistaelmundodesanluispotosi,  la madre de la periodista explicó que su hijo recibió una llamada de una persona  que se hizo llamar “Capitán Víctor”, quien le dio instrucciones para que fuera a recoger a los hijos de Alcaraz a otro municipio.Después, ese interlocutor anónimo volvió a llamar para decir que los hijos de la periodista se encontraban con la mujer que los cuidaba.

Condena en Colombia

En Colombia, la justicia condenó a 15 años de prisión al periodista Freddy Muñoz, que fue detenido en noviembre de 2006 mientras era corresponsal de TeleSur en ese país, bajo la acusación de pertenecer a la organización guerrilla FARC. La detención de Muñoz tuvo lugar durante el Gobierno de Álvaro Uribe, y, según algunos colectivos críticos con el poder, fue una trampa que le tendieron los servicios de inteligencia militar y “la oligarquía económica ligada al narcotráfico”. La condena tuvo lugar poco después de las elecciones venezolanas y antes de que empezara el proceso de negociación entre el Gobierno colombiano y las FARC para acabar con la violencia en el país. “Este fallo condenatorio, que estaba listo en agosto de este año, es publicado a una semana de haberse dado los resultados electorales en Venezuela, y a dos días de iniciarse formalmente en Oslo el inicio de nuevos acercamientos de paz con la insurgencia colombiana”, manifestó  Freddy Muñoz en una carta abierta en que dio a conocer su situación. “Rechazo de forma categórica la condena proferida por un juez colombiano en mi contra. Nunca he sido, ni seré un ‘terrorista’, ‘explosivista’, ‘bombardeador de centrales eléctricas’, como dice su fallo. Nada más absurdo que eso. En toda mi carrera, cuya huella es pública y notoria, sólo he bombardeado a la mentira con lo que mejor sé hacer: escribir la verdad”, señaló  Muñoz en su carta, en la que pide solidaridad. “Debemos hacer algo, me supongo; se me hace que no es casual que cuando se esté negociando la paz, condenen justamente a periodistas y en este caso a Freddy que fue acusado cuando estaba trabajando a pleno con TeleSur”, declaró  la periodista argentina Stella Calloni, corresponsal en Buenos Aires del diario mexicano  La Jornada y subsecretaria de la Comisión Investigadora de Atentados a Periodistas (CIAP) de la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP).

Indígenas sin medios

Si la existencia de los periodistas en América Latina no es precisamente buena, la situación de los pueblos indígenas con respecto a los medios en algunos países es también pésima. En este sentido, organizaciones sociales de Guatemala denunciaron  que los pueblos indígenas no tienen acceso a los medios de comunicación, debido a que el Estado no ha facilitado la discusión de las reformas a la Ley de Telecomunicaciones, para que se reconozca legalmente a las radios comunitarias. Así lo dice el informe  enviado por la Oficina de la Alta Comisionada de los Derechos Humanos en Guatemala (OACNUDH) al Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Los denunciantes consideran que Guatemala tiene que adoptar un plan de protección para periodistas, para prevenir ataques contra la prensa y que se fortalezca la Unidad del Ministerio Público que investiga las agresiones y para acabar con la impunidad. Argentina también tiene que ponerse las pilas. El país latinoamericano recibió recomendaciones del Consejo de Derechos Humanos de la ONU,  con sede en Ginebra (Suiza), en materia de acceso a la información pública por parte de la población. Según la ONU, los poderes públicos argentinos violan el derecho de los ciudadanos a estar informdos adecuadamente. La representante de Noruega en Ginebra señaló que Argentina debe garantizar el acceso a la información pública y crear un órgano que se encargue de la vigencia de ese derecho, así como de los temas de libertad de expresión. Por su parte, España expresó que debe ser fundamental la pluralidad de los medios de comunicación en Argentina, en tanto que Suiza recomendó la creación y la ejecución de políticas destinadas a garantizar el acceso a la información pública.