Los marroquíes encabezan las naturalizaciones en Europa

D. Benjadra-Rabat

Los marroquíes son el grupo de inmigrantes en Europa que encabeza las naturalizaciones por residencia. En la foto, un grupo de inmigrantes ante la delegación de una administración pública en Madrid

Los marroquíes son el grupo de inmigrantes en  Europa que  encabeza las naturalizaciones por residencia . Según datos de Eurostat –la oficina de estadísticas de la Unión Europea (UE)-, sobre las 800.000 personas que adquirieron la nacionalidad de un Estado comunitario en 2010, 67.000 eran marroquíes, frente a 59.000 en 2009, lo que significa un incremento del 7,1%. Después de los marroquíes, los turcos  (49.900) son el segundo colectivo en optar a la naturalización. En tercera posición se colocan los ecuatorianos (45.200), seguidos de los indios (34.700) y después  los colombianos. En Francia, los marroquíes ocupan el primer lugar con el 19% de nacionalizados. Después vienen los argelinos con el 15%. Lo mismo ocurre en Bélgica, en Italia y en Holanda. En España, sin embargo, son los ecuatorianos (34,8%) los que más optan por la adquisición de la nacionalidad española y después los colombianos (19,4%) y los marroquíes (8,7%). Reino Unido es el país que más extranjeros nacionalizó (195.000 personas), seguido de Francia (143.000), España (124.000) y Alemania (105.000). España es uno de los países donde más se ha incrementado la concesión de la nacionalidad. El informe de Eurostat indica que los nuevos ciudadanos de la UE proceden mayoritariamente de África (29%) y después de Asia, América del Norte y del Sur, los Estados miembros de la UE y Oceanía. La nacionalización de inmigrantes es un proceso en alza desde hace unos años. En 2009, unas 775.000 personas adquirieron la nacionalidad de un Estado miembro de la UE.

España también

En España, el proceso es similar al resto de Europa. El espectacular aumento de las naturalizaciones ha ido en paralelo a la creciente inmigración (casi unos 6 millones de personas). El sociólogo y catedrático de la Universidad Complutense de Madrid Joaquín Arango apunta que “no es de extrañar que las cifras se hayan multiplicado así, por la doble razón de que el número de extranjeros se multiplicó por cinco o seis en ese tiempo y porque, para la mayoría, la naturalización requiere el transcurso del tiempo”. El grueso del incremento se debe a la naturalización de latinoamericanos, puesto que a los nacionales de los países iberoamericanos (incluido Brasil), Filipinas, Guinea Ecuatorial, Portugal, Andorra y sefardíes (descendientes de los judíos expulsados de España en 1492) les basta vivir dos años legalmente en el Estado español para pedir la nacionalidad. La crisis se ha ensañado con los inmigrantes en Europa y España. Más de un millón están en paro en España. En el caso de los marroquíes, la tasa de desempleo alcanza el 42,4 por ciento (en torno a 350.000 personas) cuando a finales de 2006 estaba en el 16,2%.