Irán reafirma que seguirá con su programa nuclear

Ahmed Chabi-Rabat

Irán asegura que seguirá con su programa nuclear, a pesar de las sanciones y presiones de la ONU y los países occidentales. En la foto, el jefe del programa nuclear iraní, Fereydun Abasi Davani

Las presiones y amenazas de Estados Unidos, Israel y otros países occidentales contra Irán por llevar a cabo un programa nuclear con fines supuestamente militares  no asustan al régimen de Teherán. Así lo manifestó el miércoles el jefe de este programa, Fereydun Abasi Davani, quien dejó claro que su país seguirá trabajando “con fuerza” sobre el enriquecimiento de uranio. Teherán asegura que sus planes de desarrollo nuclear no tienen fines militares y agresivos, pero las principales potencias occidentales temen todo lo contrario y llevan años presionando a las autoridades iraníes para que cesen con esa actividad. Fruto de esas presiones, Irán se ha visto obligado a abrir las puertas de sus instalaciones nucleares a la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), y este organismo visitará el país este jueves para constatar, según los expertos, que no ha habido progresos en los esfuerzos por despejar las dudas que tiene la comunidad internacional sobre la actividad  nuclear de Teherán. Fereydun Abasi Davani recalcó que a pesar de las sanciones, las autoridades científicas iraníes han hecho grandes progresos en materia de investigación y producción de energía atómica, y Teherán no ve ninguna razón para no seguir por ese camino. Sin lugar a duda, esas palabras serán interpretadas como una declaración de guerra por los dirigentes israelíes, que tienen el apoyo incondicional de Estados Unidos para intervenir en Irán si lo consideran necesario. De momento, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, está a la espera de cómo evolucionen los acontecimientos en la Franja de Gaza, después de haber llegado a un alto el fuego con Hamas a través de la mediación de Egipto, y los lobbies políticos y militares israelíes le han aconsejado de no precipitarse en su enfrentamiento con Irán.

Resoluciones de la ONU

Irán, desde el año 2007, ha sufrido sanciones cada vez más severas por parte del Consejo de Seguridad de la ONU y de los países occidentales por su programa nuclear. El Consejo de Seguridad de la ONU ha dictado seis resoluciones contra Irán en las que pide al régimen de Teherán que cese con su programa de enriquecimiento de uranio. En su último informe, la AIEA reconoció que no tiene la capacidad de “concluir que todos los materiales nucleares en Irán son utilizados con fines pacíficos”. En este sentido, el grupo de los 5+1 (Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania) lleva tres años discutiendo sobre el programa nuclear iraní sin haber llegado a  ninguna conclusión, aunque la semana pasada le propusieron a Irán iniciar “cuanto antes” unas negociaciones de cara a solucionar este problema. De momento, Teherán no ha contestado a esa propuesta, y Abbasi Davani tampoco aclaró qué piensan hacer las autoridades de su país. Lo que sí dijo es que Irán “avanza con precaución” sobre este proyecto debido a “los esfuerzos de nuestros enemigos por provocar daños a los reactores” de las plantas atómicas.

Informe polémico

Un informe de la ONU de este mes indicó que el Estado islámico ha instalado  2.800 centrifugadoras, y se supone que duplicará la cantidad operativa a casi 1.400. Teherán comenzó a producir uranio al 20% en la instalación de Fordow, enclavada en una zona montañosa, a finales de 2011 y han estado operando allí 700 centrifugadoras desde enero. El responsable de la agencia nuclear de Naciones Unidas, Yukiya Amano, dijo este mes que Irán está enriqueciendo uranio a un ritmo constante y que las sanciones internacionales que pretenden que suspenda la actividad no están teniendo un impacto visible. Por su parte,  Abasi-Davani también señaló  que el reactor de investigación Arak, que expertos occidentales dicen que podría ofrecer a Irán una segunda ruta de acceso al material para crear una bomba nuclear, “no tiene problemas”. El informe de la ONU indicó que Irán ha pospuesto hasta 2014 el inicio planificado del reactor Arak, que según los analistas podría generar plutonio para armas nucleares si se reprocesa el combustible usado. Teherán sostiene que necesita uranio enriquecido al 20% como combustible para un reactor de investigación médica en la capital, y argumenta que su programa nuclear tiene exclusivamente fines pacíficos.